miércoles, 27 de enero de 2016

Shhh


Seguimos inspirándonos en la montaña de portadas dedicadas a David Bowie. Otra sesión fotográfica que ha dado bastante juego para componer algunos de los homenajes gráficos que se le han dedicado es la realizada en 2009 por Gavin Evans (ver la serie). De ahí han salido las imágenes utilizadas por la edición londinense de Time Out, fantástica portada que prescinde del color rojo que forman parte de la imagen de marca de esa publicación, o las francesas Paris Match y L´Obs. Nótese que esta última tuvo el detalle de incluir una muy oportuna aladdiana adaptación del apóstrofe de su rótulo.


El gesto nos ha recordado que lo de pedir o imponer silencio es un veterano cliché portadista con el que nos hemos topado este mes en varias ocasiones. Vean a Luis Suárez en la tapa de la revista de Deportes Cuatro (que tiene una segunda cubierta con un jugador del Madrid, segmentación de mercados se llama) y a Eugenia Silva en la del número de ELLE fechado en febrero con la habitual posdatación que practica el sector.

El futbolista uruguayo es repetidor en esto como podemos comprobar a través de la versión italiana de la publicación deportiva FourFourTwo (mayo de 2014). Y es que en el fútbol no sabemos muy bien el uso que habrá tenido el gesto por esos mundos, pero en España desde lo de Raul en el Camp Nou en octubre del 99 el asunto se ha convertido en todo un fetiche. Tanto que esa fue la imagen utilizada el pasado mes de octubre por Marca para anunciar la retirada definitiva del ídolo del madridismo.

Parece que a los pilotos de Fórmula 1 también les va la cosa, como no muestra una pareja de portadas de la revista F1 Racing. ¡Y vaya momento (octubre del 14) que escogió Alonso para marcarse la chulería!

Seguimos con un par de ejemplos de que también los directores de cine son bastante dados a mandar callar. A fin de cuentas son los del ¡silencio, se rueda! Pero este es un juego al que no hace ascos casi nadie, añadimos un cantante y un actor, así que la portada de la revista Walppaper que cierra el apunte se nos hace un auténtico tributo al silenciador desconocido. De las silenciadoras, hoy solo una entre tanto paisano, hablaremos ya otro día porque las revistas para hombres han creado todo un extenso subcliché.




No hay comentarios:

Publicar un comentario