viernes, 1 de julio de 2016

Las chicas son boxeras (I)


Decíamos en el apunte del pasado 14 de junio (enlace) que la presencia del boxeo en las revistas no especializadas hace años que es mayoritariamente femenina y, además, con protagonistas que generalmente no son realmente boxeadoras. Por eso hemos decidido inventarnos lo de boxeras que, adicionalmente, nos sirve como título una paronimia con una conocida canción. Vamos a ello con un cierto orden cronológico.

El cine pronto descubrió el potencial de la mujer boxeadora y de esa guisa aparecía Clara Bow en el cartel de la película muda "Roug House Rosie" (1927) que está casi íntegramente perdida. En el mismo luce unos tacones que ponen de manifiesto que esa vestimenta está al servicio de un número musical del que sí se conserva alguna imagen como la que sigue y también un pequeño fragmento incluido en el trailer. Añadimos algunas imágenes promocionales de la película, una de ellas de dos de sus compañeras de reparto, junto con otras conocidas fotos de Clara Bow enguantada. La que cierra la serie es obra de Otto Dyar y ser realizó con motivo de la película Hula (1927).




 
 


Boxeo femenino ya se había visto en 1922 en el film Manslaughter. El combate que recoge la adjunta imagen se celebraba como parte de la amenización de una elegante fiesta (el siguiente enlace conduce a una maleja copia íntegra del film; la escena empieza en el min 12:47).




Audrey Ferris fue una hoy poco recordada actriz del cine mudo que también hizo algunas películas sonoras. Y de ella se conserva un curioso posado pugilístico con muñeca.



 


Otra imagen promocional de los años veinte es la de Marion Davies correspondiente a la película, también muda, "The Fair Co-ed" (1927). A su lado una foto de 1931 de la irlandesa Elsie Connor que formaba parte del elenco de de las entonces muy populares espectáculos de revista Earl Carroll's Vanities.



Una pionera de la actual popularidad entre las famosas del entrenamiento boxístico fue Joan Crawford. Podemos verla junto a su entrenador Gene Alsace en unas imágenes que forman parte del material promocional de la película The Unknown(1927). En la misma interpretaba el papel de la ayudante a quien lanzaba los cuchillos el lanzador interpretado por Lon Chaney.


 

Un poco mas de la muy pugilística Joan Crawford, ahora formando pareja con Dorothy Sebastian, en un playero reportaje realizado en 1927 por Margaret Chute.



Seguimos con una desconocida actriz que aparece junto a estas líneas enfrentándose a Jack Dempsey ataviada con un atuendo de lo mas inapropiado. La foto que sigue debajo, fechada en 1929, pertenece al ensayo de un grupo británico de danza que junto a la imagen tomada en 1938 en la azotea de los estudios Paramount de Hollywood nos reafirma que las coreografías boxísticas parecían gozar de indudable popularidad.





Nos vamos a las portadas de las revistas. La mas antigua con boxeadora que tenemos registrada en una tapa es la de la publicación francesa La Vie Parisienne fechada el 20 de octubre de 1929 que luce una ilustración de Georges Léonnec. Pero si de ilustraciones interiores se trata, la que puede verse junto a estas líneas titulada "Frédegonde et Brunehaut" (Brunegilda y Fredegunda, presunta asesina de la hermana de la primera, pero sanguinarias reinas godas ambas) obra de Lucien Métivet fue publicada en 1897 en Le Rire dentro de la serie "Les Belles Dames".

Volvemos a las portadas con la de Le Sourire del 23 de octubre de 1930 que también está firmada por Léonnec. Debajo puede verse otra púgil, esta con manifiestos tacones, en el número de Spicy Stories de agosto de 1934. Este detalle es claramente tributario de la imagen de la famosa actriz Clara Bow en la película "Roug House Rosie" que marcó un hito en la fijación del cliché de la mujer boxeadora. Completa la serie una creación de George Bergey para la revista Snappy fechada en junio de 1936.

 
 

Los combates de boxeo con canguros gozaron de cierta popularidad. De ello dejó constancia el dibujante Miarko en una versión femenina de esos espectáculos que fue publicada en 1923 en la revisa francesa Fantasio

Enoch Bolles, por su parte, siguió en el número de mayo de 1937 de Spicy Stories la costumbre de no dotar a su púgiles de un calzado especialmente adecuado. Del siguiente mes de ese mismo año es la tapa de Gay Book, era tiempos en que gay era simplemente alegre. Debajo un ejemplar de la revista Humor Digest de 1939 y para cerrar esta primera batería de imágenes saltamos hasta 1951 con un ejemplar de Beauty Parade ilustrado por Peter Driben.


 
 



Con todo, una de las pinups boxísticas que mas nos gustan, la realizada en 1946 por Gil Elvgreen, que sepamos no llegó a convertirse en portada, pero se la traemos de todos modos. Como también adjuntamos a estas líneas una muestra de la utilización del concepto en el empaquetado de unas bengalas. 

Un cliché bastante utilizado es el de la marital metáfora de la mujer que tumba al varón. Ya pudo verse en la cubierta de la revista Judge del 15 de setiembre de 1923 ilustrada por James Montgomery Flagg. Debajo la versión de la revista de Laugther de junio de 1926 que creemos es posterior a la versión de Georges Leonnec publicada en La Vie Parisienne.

 
 

La popularidad de este cliché en aquellos años lo llevó al cartel del musical  "Hold Everything!" que fue estrenado en Broadway en octubre de 1928. Y es que ella triunfaba en el amor pero no combatía en el mismo.


Proseguimos con una infantil victoria todavía no consumada en la de Liberty de octubre de 1930. Pero sabiendo como se la gastaba la niña que pintaba Leslie Trasher no tenemos duda de como debió acabar la cosa (1).



Si no fuera porque tan solo es tres años posterior habríamos apostado a que la niña anterior es la misma que deja k.o. a un bruto en la portada de esa misma revista de noviembre de 1933 ilustrada por Gaspano Ricca.

A su lado el número 1 del comic de 1942 dedicado al personaje Dixie Dugan que había sido creado en 1929 a imagen de la actriz Louise Brooks. En el bocadillo se incluye una explícita referencia a la guerra entonces en pleno fragor.

Sigue una adolescente que acabó hasta con el árbitro en "The American Girl" de abril de 1941 mientras que a su lado no está tan claro el resultado del combate dibujado por Boody Rogers en el nº de agosto de 1949 del comic Babe.

Debajo Katy Keene reclamaba clases para mejorar su guardia en una portada de diciembre de 1952 que reproducía con gran literalidad una de Wilbur de 1944.

 



Ya en diciembre de 1985 el derrotado en la versión del cliché de National Lampoon era nada menos que Rocky Stallone.



Retrocedemos hasta 1950 para encontrar una primera portada fotográfica con boxeadora en el nº 5 de la revista Les beautés de Paris et de Hollywood. A su lado un ejemplar de la revista Eyeful de febrero de 1951 protagonizada por Billie Nelson





 

Ya procedentes de páginas interiores tenemos referencias mas antiguas como la foto del número de abril de 1949 de la propia Eyeful. La pose no tardó en descocarse un poco mas como ilustramos con una página de un ejemplar de 1959 de la revista Game.

 

No podía faltar en esta colección una imagen de la popular pinup de los años cincuenta Bettie Page que vemos en una pieza de promoción para un club. Ahora bien, para imagen promocional curiosa la de la intérprete de burlesque Agnes Willis de quien apenas hemos encontrado información.



Volviendo a las portadas, la primera con una auténtica boxeadora que conocemos es la de la revista Night and Day de abril de 1958 en la que aparece Phyllis Kugler. Una púgil que se retiró con una sola derrota en mas de cincuenta combates, aunque un buen número de ellos de exhibición. A esa derrota frente a Barbara Buttrick corresponde la segunda imagen.



 


A comienzos de los años sesenta el boxeo se convirtió en una de las actividades representadas en la campaña "I dream i was..." desarrollada por la firma de lencería Maidenform dando lugar a la adjunta pieza publicitaria. A su lado un anuncio del mismo sector una década posterior.



George Lois dió al cliché un giro propio de su maestría en la cubierta de Esquire de febrero de 1970 que ilustraba un artículo sobre las oportunidades para la nueva super-mujer. A su lado un número de la revista King de mayo del 66 que también puede reclamar protagonismo en el cambio operado en las portadas que combinaban boxeo y mujer.

 





No tardaron en entrar en juego mas revistas eróticas, la recién vista King lo era (editada por Paul Raymond). Junto a estas líneas podemos comprobarlo en un primer discreto ejemplo aportado por la británica Club de abril de 1971. 

Debajo emparejamos la alemana ER de febrero de 1973 con la brasileña Status protagonizada por Vera Fischer en julio de 1975.


 

Un típico reportaje boxístico de comienzos de los setenta es el protagonizado por dos actrices de serie B, Puppa Armbruster y Karin Hofmann, esta reconvertida mas tarde al porno, del que traemos imágenes publicadas en la revista alemana Sexy y en la neerlandesa Chick (#45 de 1972).




El boxeo ha sido utilizado en numerosísimas ocasiones como metáfora de la pugna política, una imagen que llevó a su portada en femenino la revista italiana L´Espresso en mayo de 1976.

Mayor visibililidad que los vistos en portadas anteriores tienen los desnudos del número de enero de 1976 de la alemana Pep Aktuell, y aun mas el de la entonces popular modelo Uschi Obermaier en la portada de Penthouse Photo World de mayo de 1976.

Debajo podemos ver como la revista Game exploraba otros encuadres menos convencionales en su número de febrero de 1977 y remata la serie un ejemplar de la revista Sexy de octubre de ese mismo año.

  
 


Entretanto también se producía alguna versión en clave de humor, como la que llevó a su portada en marzo de 1978 la revista Sal y Pimienta con Rocío Jurado y su marido Pedro Carrasco.

Un muy poco habitual combate mixto entre Barbra Streissand y Ryan O´Neil fue la imagen del cartel de la película "The Main Event" (1979) que en España fue titulada "Combare de fondo". Repárese en que el slogan "a Glove Story" evocaba con descaro el gran éxito del actor "Love Story" (1970). El fragmento del combate pueden verlo en el siguiente enlace.



Volvemos a la prensa para ver a una enguantada Brooke Shields, que entonces contaba trece años, en la portada del número de enero de 1979 de la revista Los Angeles.

La primera publicación española que tenemos registrada como usuaria del cliché es Macho que los hizo en su número 11 publicado en 1979. Es la entonces popular modelo erótica Joanne Latham quien se equipa con unos guantes en esa portada. Se la complementamos con una de las imágenes que podían encontrase en el interior.


 

Camino de los años ochenta también encontramos la interpretación del cliché por parte de Elite (agosto 78), mientras que Status y Club International se convirtieron en repetidoras en la apelación al boxeo en sus números de agosto y diciembre del 79 respectivamente. Completa la siguiente serie el número de la revista Forum de junio de 1980 que vuelve sobre el enfrentamiento entre sexos.


 

De finales de los setenta es la adjunta pieza publicitaria protagonizada por la modelo Kim Alexis en la que se pretendía enfatizar la "resiliencia" de una laca de uñas de la firma Coty.

En enero de 1980 la revista italiana Skorpio llevó a su portada a una boxera Marina Marfoglia, mientras que en abril de ese mismo año lo hizo la española El Papus en clave de combate político. En el mes de octubre Penthouse Variations sacó del cajón un dorado equipamiento que ya hemos visto en una portad de 1976 y esta vez fue lucido por Corinne Alphen. Completa la siguiente serie la publicación especializada en fotografía Zoom que también se sumó al uso del cliché en su portada de abril de 1981.

 
 


Terminamos por hoy con la peculiar composición de la portada de Velvet de agosto de 1981. Una portada que reproducía el juego que ya se había visto en la portada del disco "Below the belt" del grupo Boxer lanzado por la discográfica Virgin a finales de 1975. En la contraportada inicial la modelo Stephanie Marrian aparecía desnuda sin el censor guante en otra de las fotos tomadas por Alex Henderson, pero esa imagen pronto fue sustituida por otra en la que el logotipo de la banda con forma de cinturón de boxeo se convertía en el encargado de tapar la desnudez.









(1) Hoy puede chocar lo de los niños boxeando, pero no olvidemos que fue un popular motivo publicitario.

 









No hay comentarios:

Publicar un comentario