domingo, 24 de julio de 2016

Dos sin sacarla



La vista de El País, completaría el engañoso título de hoy. Y mira que nuestra pretensión inicial era alegrarles la pestaña con la quinta entrega de las chicas son boxeras (les compensamos con un enlace a la cuarta que hemos remodelado ampliamente). Pero nos pusimos a leer el citado diario y sería inmoral no participarles que ayer justificó el prestigio que tuvo. Y lo hizo  reuniendo dos artículos que deberían ser de obligatoria lectura y debate en los colegios.

El primero es el titulado El palo de escoba en el que Mario Vargas Llosa muestra que la renovada estimulación hormonal que vive su organismo mantiene su pensamiento en plena forma. Y esta vez no toca la tan cansina política sino el enloquecido mundo del arte. El que el peruano describe lúcidamente como una “extraordinaria conspiración de la que nadie habla y que, sin embargo, ha triunfado en toda la línea, al extremo de ser irreversible: en el arte de nuestro tiempo el verdadero talento y la picardía más cínica coexisten y se entremezclan de tal manera que ya no es posible separar ni diferenciar una de la otra”. No podemos coincidir mas. Lean al maestro.

El segundo artículo particularmente reseñable es el del periodista Nuño Domínguez titulado Los enemigos de la innovaciónEn el mismo repasa las tesis del libro Innovación y sus enemigos (Innovation and its Enemies, Oxford University Press) de Calestous Juma para poner de manifiesto cómo las sociedades humanas se han resistido a adoptar cambios sin los que hoy no podríamos entender el mundo. Historias relacionadas con la margarina, el café o como en 1942 el sindicato de músicos más importante de Estados Unidos convocó una huelga contra la industria discográfica y prohibió a sus miembros hacer discos. Luego exigieron que las radios que solo los músicos estuvieran capacitados para darle la vuelta a los vinilos.

Hoy en día los abominados son los transgénicos de los que tantos opinan sin saber nada. Un debate que no parece interesar a sus detractores como ya apuntábamos en nuestra entrada Palabras de la semana 27 en la que señalábamos que la aversión a lo nuevo está tan enraizada en nuestro comportamiento que hasta tiene nombre: misoneísmo. Lo hacíamos  a cuenta de la publicación de una carta firmada por mas de un centenar de premios nobel. Este enlace conduce a una versión en inglés y pinchando sobre la bandera española se descarga un documento en castellano en formato Word.

Como creemos que lo importante es precisamente el debate que alumbre información veraz, insertamos también un enlace a la respuesta de Greenpeace al citado manifiesto. Si lo pinchan verán que en el caso del arroz dorado que dio pie a la carta de los nobel los ecologistas muestran unos de sus típicos empecinamientos con un “ todavía está por demostrarse si este arroz modificado genéticamente puede mejorar el nivel nutricional de las personas con deficiencia de vitamina A”.  Que lo demuestren sin usarlo parece que les falta decir ("han apoyado la destrucción criminal de ensayos de campo aprobados" dice la carta que replican).
 
Añadamos que en este caso, además, no hay intereses de patentes de por medio porque sus creadores renunciaron a ellas. También convendría decirlo.

Y lo que no podemos perder de vista es que la cuestión seguramente no es transgénicos sí o no, sino cuales sí y cuáles no y en qué condiciones de explotación. Porque esperamos que haya pocos chiflados que estén dispuestos a cargarse la producción de insulina por el hecho de que corra a cargo de unas bacterias, precisamente las E. coli que tantos disgustos veraniegos dan, genéticamente modificadas para que desarrollen esa utilísima función. Renunciar a la ingeniería genética es renunciar a mucho, ojo.

Ya ven que nos hace falta menos doctrina y mas información.




No hay comentarios:

Publicar un comentario