miércoles, 20 de julio de 2016

Tartas con sorpresa (y II): portadas



En cuanto a portadas de revistas se refiere, un asunto que ya saben que seguimos con fruición, el ejemplo mas antiguo que conocemos de aplicación del cliché de la sorpresa en su versión clásica, o sea en femenino, es el aparecido en el número del 20 de enero de 1971 en la revista británica Punch. Algo posterior es el de la revista norteamericana Screw fechada el 13 noviembre de 1972 que celebraba su cuarto aniversario. Pero enseguida veremos una versión masculina anterior a las dos.



De 1976 es la variante publicada en Newsweek (fecha 14 junio) en la que era el capitolio de Washington el que ejercía el papel de contenedor de al sorpresa.

Ya en versión fotográfica, nuestro primer registro es el ejemplar de Hustler de julio de 1981 que celebraba el séptimo aniversario de esa publicación pornográfica del imperio Flynt.

 

Las revistas satíricas americanas se han copiado sistemáticamente muchas creatividades de sus portadas. Así podemos ver como si Crazy hizo salir a su mascota de una tarta en el 79 ante un público femenino, una de esas inversiones de papeles tan queridas por los humoristas, Cracked no dudó en hacerlo en 1989 con su característico conserje-mascota.


Curiosamente, la publicación líder del segmento de humor en Estados Unidos, que es MAD, no se sumó a este cliché mas que en su edición británica, algo que hizo en el número de junio de 1991. Suponemos que en USA aplicó el principio de que el que marca la pauta no copia (aunque sí lo hizo en otras diversas ocasiones).

El cómic francés también explotó la cuestión en una tapa de Pilote (octubre 1989) conmemorativa de su 30º aniversario que con toda seguridad se inspiró en la del libro Dalton City (1969) de Lucky Luke. De hecho, el híbrido personaje que emerge de la tarta, amén de los inconfundibles pantalones de Obélix, luce la cartuchera y el característico pañuelo del pistolero mas rápido que su sombra. Puede poner a prueba sus conocimientos del cómic galo tratando de identificar los personajes que adornan el muy elaborado pastel.




 

Volvemos a las versiones sexys con el ejemplar de Lui de enero 91 al que damos cabida aquí a pesar de que la chica no emerge de la tarta conforme exige el patrón que analizamos. A su lado una versión ya plenamente ortodoxa del asunto en el Playboy neerlandés de mayo 2001 conmemorativo de los 18 años de presencia en ese país.

 




Heidi Klum es una de las pocas modelos de alto nivel que se han atrevido con este un poco vulgarizado cliché. Trate de imaginar una portada de Vogue con el mismo. Lo hizo en septiembre de 2002 para el número que conmemoraba el 45 aniversario de la cabecera GQ nacida como Gentelmen´s Quarterly.

Debajo la versión protagonizada en 2004 por Moran Atias para el tercer aniversario de la revista israelí Blazer junto a la interpretación del cliché vista en mayo de 2005 en el Playboy griego a cargo de Elina Kantza.



 
La edición griega de Max también quiso contar con su propia versión que fue interpretada por Sasa Basta en la portada de abril de 2010.


La colombiana Don Juan también optó por tapar con crema a Natalia Paris en septiembre de 2007 para celebrar su primer aniversario. Pero ya se ve como en Colombia cargan los dulces con mas crema.




En cuanto a la tapa de la revista turca boxer de julio de 2005 protagonizada por Tugba Özay hay que buscar su inspiración en la película "Con faldas y a lo loco" (Some Like It Hot1959). Concretamente en la escena en la que una tarta es el vehículo utilizado para introducir al encargado de un sangriento ajuste mafioso. Les hemos insertado la escena debajo por si no se acuerdan.



La tarta no siempre está en la portada. En su número de marzo de 2010, la edición italiana de Max llevó a la cubierta la sorpresa de su 25 aniversario, que era Dita von Teese, mientras que relegó a las páginas interiores su salida del confitero contenedor.

 

Entre la piezas mas recientes también tenemos a Milla Jovovich  festejando los 30 años del suplemento Madame Figaro (noviembre 2010), el número del primer aniversario del Maxim australiano (agosto 2012), el del quinto de la británica Fabulous (febrero de 2013) y, aunque se trate de otro caso que no se ajusta plenamente al cliché, también vamos a incluir, como antes hicimos con Luiel GQ conmemorativo del 4º aniversario de la edición turca. Es que no sabemos negarle nada a Emily Ratajkowski. Bueno, y que en páginas interiores ejecuta el cliché comme il faut.


 
 

En octubre de 2014 fue la francesa Stylist la que celebró su 5º aniversario con la editora invitada, la guionista y actriz Lena Dunham, saliendo de la tarta.


Una interesante creatividad relacionada con la cuestión que nos ocupa es la que utilizó en mayo de 2009 la revista francesa WAD (We Are Different) para celebrar su décimo aniversario. Aquí sí que se completó el proceso que ayer veíamos como no llegó a culminarse en el caso de Cruella Devil y la chica se convirtió en tarta. La contraportada incluía la versión masculina, ya sin velas.




Volvemos a las versiones satíricas con la edición australiana de The Spectator que en septiembre de 2014 interpretó como puede verse a continuación el primer aniversario en el cargo del primer ministro Tony Abbot con el millonario devenido político Clive Palmer amargándole la fiesta.

En el caso de la británica The Week de mayo de 2015 se trataba de la conmemoración de su vigésimo aniversario a cuyo efecto encargaban la sorpresa a un David Cameron que ya prometía sustos. Y eso que todavía no había tenido la ocurrencia de convocar el referéndum del brexit.


Una vez metidos en comic, y ya para concluir, añadimos una viñeta de Morten Morland y dos tiras de Garfield en las que se hacen un atípico uso del cliché del día.




Esperamos que ahora comprendan un poco mejor nuestras reservas para recurrir a la tarta.






No hay comentarios:

Publicar un comentario