viernes, 16 de marzo de 2018

Not finding Trotski (el que habla de caderas poderosas)


Curioso invento el implementado por los libreros madrileños en la web findingfarina para burlar el secuestro del libro de Nacho Carretero. Ya se verá que opina la jueza que adoptó tan torpe medida. Lo que nos gusta mucho menos es que tan significados agentes en la difusión del buen lenguaje hayan recurrido a ese afectado finding. ¿Qué tenía de malo, por ejemplo, la etiqueta #EncuentraFariña?

Lo que no hemos conseguido hallar en la red es el texto del artículo titulado 'De Trostki y sus gustos femeninos' que le ha costado el puesto al directivo de la Radio Televisión Región de Murcia, Francisco Martínez Campos. Y es que nos han enseñado a no juzgar por fragmentos sacados de su contexto. Pero nos cuesta ver tan ofensiva esa canina apreciación de "caderas poderosas y su estatura inalcanzable" que se aduce como motivo de la destitución. Está claro que en cuanto afecta a la mujer, este país ha entrado en un claro estado colectivo de histeria (una palabra que nos da que tiene contadas sus horas en el Diccionario). En todo caso, reconforta encontrar algunas afectadas valientes y sensatas.

¡Y todavía hay quien mira con superioridad los tiempos de la Inquisición! Cuando lo que ha cambiado es meramente  en el nombre de qué.

Entretanto, Mònica Terribas, por ejemplo, no verá peligrar su silla. Diga lo que diga (más sobre eso; NO cliquen si son propensos al vómito).

Al final este tipo de cosas reafirman el contrastado hecho de que los dirigentes no son sino un reflejo de la sociedades que pilotan. Así que hagamos un muy breve repaso de algunas recientes acciones de los principales rectores del mundo.

- El chino acaba de aprobar una reforma legal que le permitirá perpetuarse en el poder de un régimen que demasiadas veces se nos olvida que es una dictadura.
La verdad es que por aquí somos menos ambiciosos. Zapatero tan solo se atrevió a promover una ley que le permitirá vivir el resto de su vida del Consejo de Estado. Y sin necesidad de aparecer prácticamente por allí. En cuanto a Rajoy, dicen que todavía ni se ha parado a pensar que pueda llegara a deja de ser presidente de gobierno.

- El ruso acaba de intentar cargarse a un personaje que incomodaba a su despótico régimen. Y no se ha cortado, lo ha hecho con una toxina que está al alcance de muy pocos. Que lo prueben, proclama con su habitual chulería. Pero la presunción de inocencia debe acabar donde empieza la presunción de ser tomado por imbécil.

En todo caso, la reacción inicial británica ha consistido en unas expulsiones de diplomáticos y anunciar que la Reina no irá a ver el Mundial (aunque parece que la cosa se va endureciendo algo más). Pavoroso silencio en el resto del mundo. ¿Arriesgarse a fastidiar tan magno acontecimiento futbolístico? No jo...

Adjuntamos la visión de este feo asunto del humorista belga Kroll:


- Theresa May: Envenenador
- Putin: Repítelo y verás
- Isabel II: Queridos, no iremos a ver la Copa del Mundo


Peter Brookes recordó en su viñeta sobre la cuestión otros dos sonados asesinatos atribuidos al Kremlin (Litvinenko y Markov). Aprovechamos para refrescar las memoria más flacas con otro genial dibujo de ese mismo ilustrador sobre el derribo de un avión civil durante la crisis de Ucrania (y en ese caso la responsabilidad personal del presidente ruso es claramente indirecta; tan solo puso las bases para que aquella tragedia pudiera ocurrir).




- Para completar el trío de principales dirigentes mundiales nos falta Donald Trump. ¿Hará falta que les demos detalles? Imaginamos que ya sabrán que la última es que el Secretario de Estado Tillerson se enteró por Twitter de su destitución. Y eso mientras el compulsivo nepotista devorador de colaboradores se afana en tapar la boca a una actriz porno cuya historia revela la miseria moral del personaje.


Es lo que hay. Y así sería una nueva Conferencia de Yalta  según David Rowe que también es el autor de la picadora anterior.










No hay comentarios:

Publicar un comentario