viernes, 11 de marzo de 2016

¿Quién inventó a Jorge Mtnez. Pullman?



Una de las reseñas de la presentación del libro titulado 'Eponimón' (ed. Ariel) en el que el filólogo Javier Hoyo explica el origen de casi dos millares de epónimos ha dado pie a la resurrección de una veterana falacia. La que no ha dudado en recoger acríticamente el diario El Comercio en su cerrada pugna con La Nueva España por encontrar la conexión astur de las noticias. A continuación pueden verla con la confusión adicional, en el mas puro no dar ni una, de la actividad de la compañía del sr. Pullman que no eran la explotación de autobuses sino la construcción de coches ferroviarios:

Enlace a la noticia;  se nos escapa por qué han
 tenido que ilustrarla con un bus mexicano

Nos maliciamos que el sr. Hoyo es víctima, a su vez, del tampoco contrastado uso de lo escrito en agosto de 2008 por José Miguel Lorenzo Arribas. Lo que hacía en la cuarta entrega de la interesante serie publicada en la sección Rinconete del Centro Virtual Cervantes bajo el título genérico “Deonomástica” (enlace). Allí, entre sus explicaciones de términos relacionados con el transporte, nos decía lo siguiente:

“En cuanto a inventores, el pullman, palabra con la que hoy escuchamos definir a autocares de lujo, tuvo su origen (quién lo diría) en la creación de un español: Jorge Martínez Pullman (1831-1897), que levantó el pueblo Pullman City en los arrabales de Chicago para construir los vagones de tren que incluían dormitorio o salón

Tendremos que preguntar a D. Miguel cuales fueron sus fuentes, pero es destacable que el no hizo asturiano al sr. Pullman, así que alguna información adicional tendrá el autor de Eponimón. En todo caso algo debería haber alertado a todos los pillados en este burdo error ese apellido tan impropio de emigrante asturiano. Por mas que algunas gentes foráneas aterrizaran en Asturias al calor de desarrollo de la minería y la conexa siderometalurgia. 

Pero la identidad del auténtico popularizador, que no creador, del llamado “coche palacio” o coche cama ferroviario, el emprendedor George Mortimer Pullman (3 de marzo de 1831 - 19 de octubre de 1897), es bien conocida, así como el hecho de que nació en una pequeña localidad del estado de Nueva York llamada Brocton. De sus progenitores no sabemos gran cosa, salvo que su padre llamado James Lewis Pullman era un granjero reconvertido en carpintero de improbable raigambre astur. Así que la metedura de pata es considerable.

Con todo, vamos a comprarnos el Eponimón porque trata un asunto que nos complace. De ello dan fe las entradas que hemos dedicado al asunto, entre las cuales nos permitimos recomendarles la titulada “Los epónimos de origen literario"



No hay comentarios:

Publicar un comentario