jueves, 20 de abril de 2017

Numerónimos (III): que no falte el dorsal


Veíamos en la entrega anterior de esta serie un primer caso de numerónimo creado por inserción del número de un dorsal en el caso de la marca DR34M del jugador de baloncesto de Hakeem OlajuwonEste es un juego muy buscado (y poco encontrado) por los deportistas. Y es que estos tienen una habitual querencia a colocar 'su número' en las marcas personales que utilizan. Algo que también veíamos en la de Aleix Espargaró, aunque el híbrido de uno y L no permita considerarlo propiamente uno de los términos alfanuméricos que analizamos.

Sí que es un numerónimo estrictamente hablando el D10S que la afición argentina creó con el dorsal de Maradona. El autor del gol conocido como "la mano de dios" que marcó frente a Inglaterra en la final de la Copa del Mundo de 1986. Pero este que para algunos es un tetragrámaton también ha podido verse en la prensa aplicado a Messi como podemos comprobar en el adjunto ejemplo [que igual no es el mejor día para traer a colación]. (1)


En España, el caso mas significativo de uso de una composición con el número de la camiseta, aunque con el guarismo ya en su propio papel y no en el de letra, es el CR7 de Cristiano Ronaldo que es marca registrada.



Pero son muy numerosos los deportistas que han introducido sus dorsales en las marcas que han creado, las mas de las veces combinados con sus iniciales. Mas raro resulta, en cambio, que también se convierta en una denominación utilizada para referirse a ellos. Otro ejemplo de ese uso, este tomado del baloncesto americano, es el apodo 'CP3' del jugador de la NBA Chris Paul cuya espléndido monograma con su número hábilmente camuflado entre sus iniciales ya vimos en el apunte 'Marcas con caracteres en negativo'.

Pero varios de los numerónimos deportivos incluidos en el artículo en español sobre esa palabra de la Wikipedia tienen uso exclusivamente como marcas. Y en algunos casos ya ni siquiera muy recordadas, como ocurre con la R9 de Ronaldo o la R10 de Ronaldinho.

 

En esto, ni siquiera es requisito que el número de camiseta sea el propio, como curiosamente ocurre en la marca EA7 en la que Emporio Armani vinculó sus iniciales con el dorsal que lucía en el A.C. Milan su admirado futbolista Andriy Shevchenko.

Algunos ejemplos mas de ese tipo de identificadores, estos procedentes de la NBA, son los de las Nike Air CB34 lanzadas en 1995 en honor a Charles Barkley (con una última reedición en 2016) o la 'Personal Edition' (series para uso del jugador que normalmente no se comercializan) realizada para Chris Bosh con el identificador CB4.

Pero con ellas nos metemos de lleno en el muy poblado territorio de las marcas personales que no cabe considerar propiamente numerónimos al tratarse de composiciones que no tienen uso en forma de palabra. Esos 'monogramas alfanuméricos' son otra historia a la que esperamos dedicar un apunte específico. 

Como aperitivo adjuntamos una colección de la NBA: Amar'e Stoudemire (1), Allen Iverson (3), Josh Howard (5), DeAndre Jordan (6), Joe Johnson (7), Brandon Roy (7), Deron Williams (8) y Dani Graner (33).



Añadimos algunos mas, siempre con el dorsal presente, que se caracterizan por adoptar icónicas formas. Como las canastas de Tracy Mcgrady (1) y Ruseel Westbrook (0), o el escudo tribal del congolés Dikembe Mutombo (55). Debajo, el ambigrama de Stephen Curry (30), que funcionaría mejor si jugara con el número 60, junto al antiguo símbolo de Lebron James (23).

Este último invita a no olvidar que este tipo de marcas tiene un riesgo de obsolescencia cuando se produce un cambio de equipo (en Miami Heat jugó con el 6 porque el 23 estaba retirado en homenaje a Michael Jordan, ello pese a que este nunca jugó en ese equipo). Cierra la serie uno de los símbolos mas difíciles de interpretar cual es el de Vince Carter (15). Por ahí andan revueltos la V la C el 1 y el 5.



Después de haber hecho tanto énfasis en la querencia de los deportistas por sus dorsales, y aunque no se trate de un numerónimo, casi nos parece obligado hacer una referencia a la marca 'Quinze' creada por el en Francia muy famoso jugador de rugby Serge Blanco.




Otra marca numérica propiedad de un estrella deportiva es Eleven de Venus Wiliams, pero la ausencia de dorsales en el deporte que le ha dado fama hace menos obvio su origen. Oficialmente es una forma de expresar 'mejor que 10'.


Añadimos un aquí muy poco conocido símbolo, que no nombre de marca, que muchos norteamericanos no tienen dificultad en asociar con un famoso jugador de hockey sobre hielo: este.




Epílogo con dos historias de amor a los dorsales

Un caso que ilustra bien la obsesión de algunos deportistas con el número de su camiseta es el del jugador de football americano Chad Javon Johnson.

En octubre del año 2006, que era el Hispanic Heritage Month, este jugador de ascendencia hispana nacido en Miami que entonces jugaba en el equipo Cincinnati Bengals con el número 85 anunció su deseo de cambiar su apellido por el de "Ocho Cinco". Algo que legalmente hizo dos años después ante las dificultades que le pusieron para lucir en su jersey ese “ocho cinco” a modo de nombre sin oficializarlo previamente.

Por obligaciones contractuales con Reebok el cambio no pudo aplicarse hasta el año siguiente. Y tras un frustrado intento posterior de lucir en su camiseta la denominación "Hachi Go" (ocho cinco en japonés), en el año 2012 volvió a cambiar legalmente su apellido por el original Johnson



En las anteriores recopilaciones de monogramas hemos omitido el del jugador de baloncesto Tony Parker porque, en principio, es una mera combinación de sus iniciales. Pero hay quien es capaz de ver en las formas que sirven como P un reflejo del número 9 con que juega. Hay que echarle un poquito de imaginación. El caso es que ese dorsal escrito con todas sus letras en un diseño que tiene carácter de ambigrama (pemanece invariable al girarlo 180º) fue el que se tatuó en el cuello la actriz Eva Longoria tras casarse con ese jugador que correspondió aplicándose un entintado similar en su mano.

Afortunadamente, el láser hace maravillas porque la pareja se separó en 2011 tras algo mas de tres años de matrimonio (la foto de la cicatriz es de octubre de 2012). Ya ven que las parejas de los deportistas también se contagian de esa pasión por los dorsales.







(1) Adenda 6/17: El décimo Roland Garros de Rafa Nadal dio pie a Marca a dar a ese numerónimo un significado diferente. L´Equipe, por su parte, optó por crear CHAMP10N.






No hay comentarios:

Publicar un comentario