jueves, 27 de abril de 2017

Numerónimos (y IV): homofonía y homografía


Uno fértil métodos de creación de numerónimos es la homofonía. Un recurso especialmente fructífero en inglés al contar ese idioma con parejas tan productivas como two-to/too (2 en sustitución de 'a' y, en ocasiones, de 'también') y four-for (4 en sustitución de 'para'). La primera ha dado pie a toda una colección de identificadores relacionales que tiene uso en campos que van de las comunicaciones (P2P) al comercial: B2B, B2C o B2E.

Una veterana utilización de esa sustitución en una marca es la que se hacía en la primera red móvil que fue lanzada en Gran Bretaña en 1993 por la desaparecida compañía Mercury (hoy T-mobile) con el nombre One2one. Pero esta es una muy explotada denominación que actualmente utilizan empresas en muy diversos países y campos de actividad.

En cuanto al uso del cuatro como sustituto de la preposición 'for' (para), se trata de una práctica también muy utilizada en nombres de marcas como es el caso de la compañía aérea de bajo coste Jet4you que en 2012 se integró en Jetfly.


4Kids Entertainment es una productora de cine y televisión estadounidense especializada en entretenimiento infantil que ha realizado la adaptación de gran número de series japonesas de anime. Y hay casos, como el de la empresa británica de gestión de eventos deportivos 4 global, en el que el cuatro tiene un significado adicional, en ese caso el del número de socios fundadores, uno de ellos, por cierto, español.

El cuatro no siempre ejerce de preposición. Así ocurre, por ejemplo, en el caso de la firma de moda urbana In4mation en que sustituye a la sílaba 'por' en un ejercicio de homofonía.

Un caso de auténtica serendipia es el proyecto de accesibilidad a la educación y formación permanente auspiciado por la Comisión Europea llamado European Unified Approach for Assisted Lifelong Learning (Enfoque Unificado Europe para el Apoyo a la Formación Permanente). Y es que la sustitución de la primera A de su sigla por un 4 genera una segunda lectura de EU4ALL con el significado de “Unión Europea (EU) para todos”


El papel del cuatro se complementa frecuentemente con la sustitución del you de la expresión “for you” por una homófona u. Phones 4u es una cadena británica de venta de teléfonos propiedad de 4u Group y, como ejemplo del papel que el inglés tiene entre nosotros como idioma de prestigio, el Ayuntamiento de Cehegín (Murcia) no dudó en utilizar ese anglicismo como marca de su portal de internet cehegin4u. Tanta inmersión en el foráneo idioma que hasta prescindieron del acento de su nombre.

En el caso de la empresa danesa llamada Group 4U nos gusta como remata su denominación con una tan florida como “parlante” representación de su nombre realizada con cuatro letras U (1).



En el sector de bebidas tenemos el licor de coñac Camus 4U que se sirvió de una atrevida propuesta publicitaria para tratar de revitalizar el decaído segmento de ese tipo de licores.

El mecanismo de la similitud fonética también es utilizado en el nombre del grupo musical U2 cuyo nombre se pronuncia sensiblemente igual que “tu también” (you too). La coincidencia con el nombre de un famoso modelo de avión espía fue aprovechada por el grupo californiano Negativeland para publicar un álbum que daba pie a ser tomado por una nueva obra de los irlandeses. Y ello al destacar en su carátula, por encima de su nombre, el de la canción inspirada en el Lockheed U-2 también conocido como “Dragon Lady”. 



El avión U-2 nos recuerda que el uso mas habitual de los numerónimos es la identificación de modelos de productos como es el caso de los aviones y, sobre todo, de los coches. Un asunto en el que por su extensión no vamos a entrar, pero resulta destacable como es una práctica que algunos fabricantes han ido abandonando, como son los significativos casos de Renault, Fiat o Seat.

Mucho mas raro es ver en inglés el recurso a la, en ese idioma, en general no coincidente homografía. Un ejemplo es la no muy inusual conversión del nombre Janine en J9 (que en propiedad debería ser Ja9 = Ja-nine).

El español es un idioma en el que suelen coincidir homofonía y homografía. Un juego en el que el número mas productivo es el 2, como ocurría en la desaparecida marca Uni2 que, al igual que Movi2, fue utilizada en España por France Telecom. Otro significativo ejemplo que sigue en uso hoy en día es el de la empresa de logística Integra2.

Volvemos a la homofonía porque sus posibilidades son muy amplias. A título de ejemplo, ya hemos visto en algún antiguo apunte como algunas unidades caninas de policía utilizan en los países angloparlantes el identificador K-9 que es homófono de canine (canino). Un significado que aquí pasa inadvertido a gran parte de los espectadores de la película “K-9” (1989) que en España fue titulada “Superagente K-9”.

Como ejemplo de uso en una policía real traemos un escudo de la unidad canina de Nueva York, pero son muchas las que en Estados Unidos utilizan ese identificador.

Ya para terminar nos ocupamos del ocho. Un número cuya pronunciación inglesa es utilizada por la petrolera kuwaití Q8 para evocar fonéticamente el nombre de su país.

En el caso del surfista Kelly Slater a quien ya hemos encontrado como KE11Y al repasar numerónimos de sustitución de letras, la consecución de su octavo campeonato mundial dio pie a la creación del logotipo SL8R que cierra este apunte.


Si se han perdido las entregas anteriores de esta serie, pueden acceder a ellas por medio de lo siguientes enlaces: I, II y III.





(1) El récord en esto lo tiene Sun Microsystems que compone su logotipo con 12 letras u.





No hay comentarios:

Publicar un comentario