martes, 11 de julio de 2017

Marcas que enseñan euskera


No son tantas las empresas que utilizan fuera de su comunidad autónoma marcas denominadas en un idioma privativo de la misma. En el caso del euskera, un primer caso bien llamativo es el de las desaparecidas pilas Tximist cuyo nombre significa relámpago. Lanzadas al mercado en 1934, mantuvieron su euskaldún nombre hasta 1983 en que fue sustituido por el de su fabricante Cegasa (Celaya, Enparanza y Galdos). Una empresa establecida en Oñate que mantuvo la producción hasta el año 2008 en que cesó su numantina condición de último fabricante europeo de pilas. Y no queremos dejar de recordar aquella ingeniosa dilogía que utilizaba como eslogan: Tximist es mi nombre de pila.

Los orígenes de Otsein, una marca propiedad desde 1992 del grupo italiano Candy, se remontan al año 1941 cuando un grupo de empresarios liderados por Julio Azcargorta fundó en la población de Bergara la empresa  MAYCSA dedicada a fabricar herramientas eléctricas. No tardaron en diversificar su producción a los pequeños electrodomésticos y en 1951 dieron un paso mas al lanzar la primera lavadora automática de uso doméstico fabricada en España. La que comercializaron con la muy oportuna denominación de Otsein, una palabra que en euskera significa 'sirviente'. 

Nos vamos ahora hasta San Sebastián. En 1954, Juan Alcorta, que entonces era el presidente del gremio provincial guipuzcoano de almacenistas de aceites, consiguió convencer a trece familias guipuzcoanas, incluida la suya, de la necesidad de unirse para crear una sociedad que controlara el mercado aceitero de la provincia. El acuerdo alcanzado dio pie a la constitución de la empresa a la que dieron el nombre de “Compañía Oleícola y Productos Especiales, SA” cuya sigla Coype es homófona de Koipe, grasa en euskera. Ya se ve como estaba llena de intención esa inclusión de los productos especiales en la denominación adoptada para conseguir la deseada retroacronima. Y no tardaron, además, en darle contenido, puesto que en 1956 instalaron en el barrio pamplonés de la Rochapea la empresa Industrias Grasas De Navarra SA dedicada a fabricar margarinas a las que dieron los nombres de Natacha y Artua. Esta última elaborada a partir de maíz como bien proclamaba su nombre, y es que en vasco a esa gramínea se le dice arto.


La cadena Eroski, por su parte, formó su nombre a partir de la contracción de las palabras erosi (comprar) y toki (lugar). O sea que es el 'lugar donde comprar' creado en 1969 a partir de la unión de diez cooperativas de consumo.

Toca ahora saltar hasta el continente americano. Los hermanos mexicanos Arango son de origen asturiano por parte de padre y vasco por parte de madre. Ello explica que utilizaran la palabra aurreraadelante en euskera, un idioma que recordamos no utiliza tildes, para denominar la cadena de supermercados que fundaron en México en 1958. Tras la compra de la misma por Wal Mart a finales de los años noventa, la denominación solo sobrevive en la mucho menos implantada Bodega Aurrera (bodega se utiliza en gran parte de América para denominar a los establecimientos minoristas de alimentación).

En España también abrieron con su enseña hasta un total de veintitrés establecimientos que, tras la venta de los mismos a Galerías Preciados en 1975, fueron incorporados a a la cadena Galeprix. Pero no por mucho tiempo porque en 1982 serían adquiridos por la desaparecida Simago (cuyo nombre era un acrónimo de sus fundadores Simó, Mayorga y Gómez)

La publicidad de Bodega Aurrera utiliza en México un personaje llamado 'Mamá Lucha', una enmascarada que es la 'campeona de los precios bajos' y comparte popularidad con otros numerosos 'rudos' personajes de los espectáculos de lucha tan queridos por el público mexicano.


El emprendedor vasco Eusebio Erauskin escogió en 1933 la palabra euskalduna azkar, que significa rápido, para dar nombre a la empresa de transporte que comenzó enlazando Beasain y Barcelona. Reflotada en los 90 por Luis Fernández Somoza, un empresario que comenzó en 1966 como franquiciado para el mercado gallego, desde el año 2012 es propiedad de la alemana Dachser. Y ya ven que van una cuantas marcas de nombre euskaldún que han acabado en manos extranjeras.


Kukuxumusu significa 'beso de pulga' (kukuxu=pulga, musu=beso), un nombre del que sus ahora desavenidos fundadores navarros presumían de que era tan difícil de pronunciar como de olvidar. Y no cabe duda de que marcaron un hito con sus diseños de los que es buena muestra la amorosa pulga de su logotipo

En 2016 los promotores de esa exitosa empresa presentaron una nueva marca llamada Katuki Saguyaki destinada a ocuparse del uso de soportes novedosos. El nombre escogido es una combinación de euskera y japonés que significaría 'comida de gato, manjar de ratones'. Una denominación basada en una truculenta historia vivida por un amigo residente en Nagoya que, al llegar a casa un día, se encontró al gato de su compañero de piso con las dos patas delanteras atascadas en la jaula de unos ratones blancos que las habían mordisqeuado con saña. Al parecer el gato se había enredado entre los barrotes en su intento de zamparse a los roedores y estos acabaron por dar cuenta de sus zarpas. Vaya vd. a saber.



Ternua es una marca de artículos deportivos que toma el nombre que los balleneros vascos dieron al territorio de Terranova, un asociación que se refuerza utilizando como símbolo la cola de un cetáceo. El lema de la empresa es el proverbio “Non gogoa, han zangoa” que literalmente quiere decir "donde (está) la voluntad, allí (va) el pie".


Sin salir del territorio deportivo, también cabe mencionar que el nombre del Club Atlético Osasuna de Pamplona significa en euskera salud, fuerza o vigor. Y resulta notable que es el único equipo de la liga profesional de fútbol cuyo nombre no incluye una referencia geográfica al lugar donde juega (mientras que la del RCD Español es las mas inespecífica).

Bide significa 'camino', así es que en el País Vasco llaman bidegorria (el camino rojo) a los carriles bici. Una denominación justificada por el cada vez menos habitual color que solía utilizarse en su pavimento, pero bide también se emplea con frecuencia para referirse a un 'medio' o 'modo de conseguir algo'. Por ello, el servicio navarro de salud denominado Osasunbidea es 'el camino hacia la salud', mientras que su homólogo vasco llamado Osakidetza es una 'asociación o comunidad para sanar'. Ello a partir de osatu, sanar, y kidetza que es un conjunto de personas. Kide es miembro y etza es un indicador de colectivo o institución, como en ertzaintza o lehendakaritza (que es la institución del presidente, o sea, la presidencia)


Volviendo al uso de ese camino para conseguir algo que es bide encontramos que el Servicio Vasco de Empleo se llama Lanbide, donde lan es empleo o profesión, mientras que el servicio público de vivienda es Etxebide donde etxe es casa. Esto quizá les suene de haber comido en alguno de los numerosos restaurantes de cocina vasca repartidos por el mundo que se llaman Gure Etxea (nuestra casa).


Probablemente la mas conocida de las palabras que vamos a tratar hoy sea kutxa, que significa arca o cofre. Y es la que utilizaron las cajas de ahorro para euskaldunizar su nombre.

Bilbao Bizkaia Kutxa (BBK) se constituyó en 1990 por fusión de la Caja de Ahorros Municipal de Bilbao (fundada en 1907) y la Caja de Ahorros Provincial de Vizcaya (1921).

Ese mismo año se produjo la fusión de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad Municipal de San Sebastián (fundada en 1879) con la Caja de Ahorros Provincial de Guipúzcoa (1896) para crear la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Gipuzkoa y San Sebastián que adoptó el nombre comercial de Kutxa, así a secas. 

Y en el propio 1990 se creó la Caja de Ahorros de Vitoria y Álava (Araba eta Gasteizko Aurrezki Kutxa), que utilizó el doble nombre comercial Caja Vital / Vital Kutxa. Esta fue el resultado de la fusión de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Vitoria (1850) y de la Caja Provincial de Ahorros de Álava (1918). Así que, por si no hubieran caído, ya ven que ese salutífero 'Vital' viene de Vitoria + Álava.

Tras un primer intento fallido ocurrido en 2008, en el año 2011 se constituyó la entidad denominada Kutxabank por fusión de las tres entidades creadas en 1990. La símplemente llamada kutxa en el lenguaje coloquial. En eso prevalecieron los guipuchis.

Una marca que ha perdido visibilidad desde el pinchazo de la burbuja inmobiliaria es la de las grúas Jaso. Pero hace unos años, en muchas ciudades era difícil levantar la vista y no ver alguna de las celosías-torre de característico color verde de esta empresa vasca fundada en 1965 en la localidad de Idiazábal. El oportuno nombre escogido por sus promotores significa elevar o levantar.


Ikusi es una marca registrada en 1971 que tampoco sonará a muchos lectores, pero no es difícil encontrarla rotulada en las pantallas de los aeropuertos. Esta importante empresa de electrónica es el resultado del tesón aplicado por Ángel Iglesias desde que en 1949 fundara un pequeño taller de material y reparaciones eléctricas en una buhardilla del Boulevard donostiarra. Desgraciadamente el nombre de esta firma se hizo popular en 1993 cuando Eta secuestró a Julio Iglesias Zamora, un sobrino del fundador que era directivo en la misma que se convirtió en la víctima cuando los terroristas encontraron demasiadas dificultades para capturar a su tío (mas datos sobre aquello). Y casi olvidábamos decir que ikusi significa ver, porque fue el boom de la televisión en los años sesenta el que propició la transformación de aquel pequeño taller en una importante, aunque poco conocida, empresa.

El kaiku es un cuenco de madera con un característico mango que es usado en el País Vasco y Navarra para recoger la leche ordeñada así como para hacer cuajada. Muy apropiada denominación adoptada en 2004 para comercializar sus productos por la cooperativa Iparlat (de Iparralde + lat) que se constituyó en 1992 por agrupación de la donostiarra Gurelesa (recordemos que gure es nuestro) y la pamplonica Copeleche.

Y sin salir del sector lácteo, vamos a finalizar este breve cursillo de euskera comercial con una marca de ámbito ya mas local. La empresa láctea Beyena fue creada en 1953 y su marca llegó a tener gran fama en Vizcaya, de hecho hasta fue la 'leche oficial' del Athletic, pero acabó por entrar en crisis y desapareció a comienzos de este siglo. Sin embargo, el fabricante de Kaiku recuperó en 2011 el uso de la misma para utilizarla en el mercado vizcaíno donde cuenta con tanto arraigo.  

Es notable que es un nombre escrito en una variante de euskera anterior a la unificación que eliminó la y griega e impuso a muchos vizcaínos una h que no utilizaban. En euskera batúa habría sido Behiena, porque es una composición de bey(a) (vaca es beya/behia) + en (partícula declinatoria que indica 'de quien') +  a (artículo 'la', un elemento gramatical que se pospone en lengua vasca), así que en castellano resulta ser 'la de las vacas'.

Cabría decir que, para un euskaldún, es 'blanco y en botella', como ha pasado a enunciarse aquel 'verde y con asas' que ya nadie entiende. La utilizada es una fórmula emparentada compositivamente con la andaluza Puleva que es PUra LEche de VAca o con los flanes Dhul que proclaman ser De HUevo y Leche. 







No hay comentarios:

Publicar un comentario