viernes, 13 de mayo de 2016

Por delante y por detrás


La forma mas habitual de vincular la contraportada de una revista con el frente de la misma es crear un desplegable con una panorámica. Pero hay otro juego, algo menos utilizado, que consiste en colocar la vista trasera de la imagen de portada. Y resulta que esta semana nuestra admirada The New Yorker ha decido estrenarse en el uso de ese artificio con una ilustración de Christoph Niemann que, además, previa descarga de la pertinente app, da acceso a una muestra de la llamada realidad aumentada en la que se da vida a la escena representada. Un video del asunto está disponible aquí.


 

Esta circunstancia nos da pie a repasar el uso de esta tipología de cubierta. El ejemplo mas antiguo que conocemos de utilización de la que un tanto burdamente hemos dado en llamar “por delante y por detrás” es el número de diciembre de 1956 de la revista MAD que luce una ilustración de Norman Mingo, pero no dudamos que habrá algún ejemplo anterior. No dejen de reportarnos cualquier información al respecto (1).


 

En 1962 fue Playboy la que recurrió a ese artificio en el número de diciembre para cuyas tapas contó con la colaboración de Sheralee Connors. Ya se imaginarán que la historia de esta creatividad en la revista del conejo no acaba aquí, un poco de paciencia.


Harper´s Bazaar hizo en noviembre de 1966 una versión algo menos literal al presentar la visión delantera  y posterior de un vestido diseñado por Norman Norell, pero con dos variantes de color ligeramente diferentes. El reverso del pliego fue aprovechado para incluir un anuncio a doble página de la marca Lilli Ann.

 


En 1973 la francesa Lui creó una variante del concepto en la que la contrapartida frontal de la imagen de la portada formaba parte de la propia ilustración de Aslan (Alain Gourdon) en la que aparecía representada Romy Schneider. El juego se completaba con la inclusión a modo de tercera página de una imagen en la que se intercambiaban los desnudos frontal y trasero.



La revista francesa homenajeó esa portada en el número 5 de segunda época publicado en 2013 con un posado a cargo de Kate Moss fotografiada por Terry Richardson.



Volvemos a Playboy porque en 1974 dio vida a una variante del truco en el despegable de la playmate del mes de enero Nancy Cameron que revelaba de esa forma el regalo que tenía preparado para su compañero de juego (o sea su,  play mate). Años después algunas ediciones han recordado aquella imagen, como hizo la rusa en 2015 permitiéndonos contemplar un encuadre algo mas amplio.

 

Hay otros desplegables de la revista con la doble vista, pero la que en 2008 rizó el rizo fue la edición búlgara que en su número de julio publicó un desplegable que hacía ese juego con las doce candidatas a playmate del año que, sin embargo, no solo no reproducían la misma postura sino que ni siquiera lucían las mismas prendas en ambas vistas.


En España el juego fue utilizado en 1974 por la revista satírica El Papus en un especial con lo mejor de lo publicado en el año.

 

Y no podía faltar este cliché en el mundo del comic y vamos a ilustrarlo con el número de la revista francesa Spirou fechado el 31 de mayo del 2000. Breve inciso no fotográfico para comprobar que ese mismo año fue la revista venezolana Urbe Bikini la que llevó el juego a su portada de noviembre con Anabell Rivero.


Gisele Bundchen fue la encargada de recrear el cliché en el número de febrero de 2002 de Harper´s Bazaar, algo que hizo elegantemente vestida de Armani y fotografiada por Patrick Demarchelier.


Llegamos al año 2006 en que toca volver a Playboy porque en el número de setiembre de la edición americana volvió a recurrir al truco en un ejemplar que contó con la presencia del trío formado por Kendra Wilkinson, Holly Madison y Bridget Marquardt. Una peculiaridad de esa doble imagen es que el falsísimo tatuaje que lucía la srta. Madison en el final de su espalda era un discreto anuncio del Volkswagen Rabbit, que ese es el nombre que recibió el Golf en el mercado norteamericano. 


La edición colombiana de esa revista hizo su propia versión, también en forma de anuncio, en el número de febrero de 2009 en el que Fernanda Martinelli aprovechaba para anuncia el desodorante Axe.


La también colombiana Don Juan decidió crear ese mismo año su propia versión del cliché en una tapa con cuádruple protagonista que fue utilizada en el número de mayo-junio en la que,todo hay que decirlo, no cuidaron demasiado el mantenimiento de las poses de las modelos.


En enero de 2010 fue la edición portuguesa de Playboy la que se sumó al juego con las hermanas Ruth y Jesicca Marlene. Debajo puede verse el número de marzo de 2011 de la edición china de FHM y el de enero de 2012 de la revista danesa M! Katarina Van Derham. A diferencia de lo visto en Don Juan en todos estos casos las poses se nos hacen realmente iguales.


 
 

Pero esta revista ya había realizado en junio de 2007 una versión mucho mas minuciosa de este efecto en un ejemplar en el que se aplicaba la visión trasera tanto a la tipografía como a las imágenes menores incluidas en aquella portada. Mismo juego que pudo verse en el número de marzo de 2012 de la revista Runner´s para enfatizar un anuncio de las cámaras traseras de los vehículos de BMW.

 

Seguimos con Mark Zukerberg a quien la edición italiana de Wired puso en el número de mayo de 2012 a interpretar una versión ajustada al patrón que hoy repasamos de la bastante manida creatividad santo-demonio.


Ya se ve que esta es una creatividad de aplicación mayoritariamente femenina, pero Zukerberg no está solo en las versiones fotográficas masculinas. Uno de los que le acompaña en ello, y además desnudo y de cuerpo entero, es el cantante Jessy Gauthier que apareció en el número de diciembre de la revista quebequesa Summum Girl tal y como puede verse a continuación.



En el caso de la revista Glamour la doble imagen de Zooey Deschanel que se mostraba en su número de febrero de 2013 utilizaba un plano mas corto en la imagen dorsal. Debajo, Zuleyka Rivera en la puertorriqueña Caras.

 

Quien no se priva de casi nada es Oprah Winfrey que no ha tenido reparo en copiar toda suerte de creatividades, así que si la Bundchen lo hizo, por qué no ella. A continuación pueden verla en su versión del vestido rojo que al menos llevó la visión de popa a las páginas interiores del número de junio de 2014 de su revista O.


De ese mismo año 2014 data un ejemplo discográfico, el del titulado "Beyoncé : End Of Time" realizado por "Monsieur Adi Remix" que ni siquiera requería dar la vuelta a la carátula para realizar la comparación.

Un ejemplo de disco ajustado mas estrictamente al cliché es The Slider (1972) de T. Rex aunque, curiosamente, el plano de la espalda de Marc Bolan utilizado en la trasera es algo mas amplio que el del frontal.

 

Volvemos al sector editorial porque el último ejemplo de esa composición que tenemos registrado en una revista es el realizado en junio de 2015 por la neerlandesa Volksrant Magazine que utilizó un maillot ciclista del color mas deseado por los practicantes de ese deporte.

 

Pero ya ven que hoy no ha habido nada de aquello que cantaba La Trinca:

Y jamás hallarás sensación más refrescante
por detrás y por delante, por delante y por detrás.






(1) Norman Rockwell utilizó este juego en 1919 en The Country Gentleman pero en dos números consecutivos. En el de 26 de abril los niños que solía utilizar como protagonistas de sus portadas iban de pesca vistos de espaldas. Y en el del 3 de mayo se les mostraba de vuelta con sus capturas con muy diverso gesto según los resultados de cada cual.




Adenda 10/16: Una variante muy poco vista es la de presentar imágenes tomadas desde ambos laterales de la escena. Un ejemplo es el del nº 171 de la revista Paris-Hollywood de 1951.

 





No hay comentarios:

Publicar un comentario