miércoles, 11 de mayo de 2016

Trump el acaparador de portadas



Resulta muy llamativa la enorme diferencia en el número de portadas que están protagonizando los que se perfilan como candidatos republicano y demócrata a la presidencia norteamericana. Desde que en julio del año pasado diéramos un repaso en dos apuntes (primero y segundo) a una selección de cubiertas protagonizadas por Donald Trump, el polémico empresario devenido político ha aumentado muy significativamente su colección, mientras que Hillary Clinton ocupa en esto un muy discreto segundo plano.

Hoy vamos a fijarnos en la actualización de la famosa portada de Esquire concebida en 1968 por George Lois que ha realizado la revista Variety en su número de abril por medio de una ilustración de Anita Kunz. Con esta pieza ya puede decirse que cobra carta de naturaleza como cliché la creatividad ideada por Lois para enfatizar la importancia del aspecto de los políticos. Un factor que los analistas consideraron la clave en la derrota sufrida por Nixon en el debate televisado que sostuvo con Kennedy en la elecciones de 1960. Aquel titular era “La última oportunidad de Nixon (esta vez será mejor que luzca el aspecto adecuado)” y el de hoy habla de un “Monstruo de los medios” (Media Monster) para referirse a quien muchos acusan de haber convertido la política en un “reality show”.

 


Y si hablamos de cliché, procede recordar otra interesante recreación de la imagen de Nixon que ya incluíamos en el apunte de hace dos años titulado “Ejercicios de traducción de ilustraciones (I)”. Nos referimos a la publicada en 2008 en el semanario “River Front Times” editado en la ciudad de San Luis (Missouri). El motivo fueron unas declaraciones de Sarah Palin en las que se calificó a sí misma como una “pit bull in lipstick” durante aquella campaña en la que intentó sin éxito convertirse en la candidata republicana a la presidencia.

Un antecedente de composición similar protagonizada por un animal pudo verse en 1985 en Der Spiegel. Pero la modificación de los accesorios utilizados evitaba el guiño explícito a la presumiblemente inspiradora portada de Lois



Lo mismo cabe decir de la cubierta de Time de junio de 2015 que ilustraba un artículo sobre la generalización de la apelación a la mejora quirúrgica del físico. Un par de meses antes la revista India Today había aplicado el cliché al líder de la organización paramilitar nacionalista RSS.


 


Vamos a reiterar que, como ya se documentaba en el antes citado apunte, la idea también ha sido recreada con variantes frontales como la que aplicó Newsweek a Lincoln en su número del 22 de octubre de 2010 o la danesa Ud&Se en marzo del año siguiente.

 


Pero el primer ejemplo que tenemos registrado de la versión frontal del cliché "acicalando al candidato" en un número de 1992 de la revista argentina "La Urraca"  protagonizado por Carlos Saul Menem.

La publicada en Adweek en setiembre de 2012 hibridaba ese concepto con otra famosa creación de Lois, el afeitado protagonizado por Virna Lisi cuyas secuelas hemos tratado con detalle en el muy adendado apunte “+ ‘memes’ fotográficos: las portadas de Esquire”. También está emparentada con este cliché la composición utilizada en 2010 en The New York Times Magazine para presentar la "auto-manufactura" de Megan Fox.



 


La filipina Rogue recurrió a una versión mas quirúrgica en el número de julio de 2012 conmemorativo de su quinto aniversario en que representó "la reconstrucción de Iza Calzado".

Una pareja mas de imágenes adscritas a este cliché son la de la cubierta del cuadernillo Beauté del número de mayo de 2010 de Vogue-París protagonizado por Daria Werbowy y su canina parodia a cargo de la organización polaca Po Psu Ta Moda (enlace a mas información sobre esa campaña de la agencia Ostrosiostro). 


Volvemos con Trump, porque son muchos los clichés que están incluyéndole en sus colecciones. Si de Lincoln acabamos de hablar, esta semana el agregador de prensa The Week recurre en su edición americana a una nueva versión del Lincoln Memorial que ya había versionado en febrero en su edición inglesa. Algún día tendremos que dedicar uno de nuestros CLIPDAs (Cuando la inspiración procede del arte) de los lunes a ese recreadísimo monumento.


La revista "New York" se atrevió en setiembre con la evocación de George Washington mientras que la propia "The Week" recurrió el pasado mes de agosto a un famoso cliché tomado del cine que ya tenemos tratado. En concreto en la entrada "Ilustraciones del mundo al revés (IV): King Kong" a la que el pasado febrero hicimos un complemento que ya incluía la adjunta tapa. Una manida creatividad que también ha sido utilizada, por cierto, en "The Weekly Standard" (1).


Otra publicación que también se la aplicó al aspirante a candidato republicano es Humor Times.

Con todo la mejor portada cinematográfica de Trump nos sigue pareciendo la hilarante versión del cartel de "Lo que el viento se llevó" publicada en abril de 2007 por MAD. En ella se ilustraba una hipotética reconciliación con la estrella televisiva Rosie O´Donnell con quien tuvo un fuerte encontronazo después de que esta lo calificara de corrupto. Recordemos que el windbag utilizado para la parodia del título original "Gone with the wind" significa charlatán. La misma revista satírica ha vuelto el pasado mes de febrero sobre el personaje convirtiendo a su mascota en infantil un sosias del mismo.



Y no podía faltar alguna versión del famoso "I Want You" de James Montgomery Flagg que pudo verse en febrero en "The Economist" que no suele matarse pensando sus portadas. Una muestra de nuestra colección de ese cliché puede verse en el Clipda 83.

La británica "The Spectator" ha metido en juego a la también recreadísima "Estatua de la Libertad" de la que tenemos mas de un centenar de portadas compiladas que algún día esperamos publicar, al menos parcialmente. Mas deberes.



Y es que hasta la bola de demolición puesta de moda por Miley Cyrus, una cuestión que hemos repasado aquí, cuenta ya con versión Trump. Este hombre va camino de no dejar un solo cliché gráfico sin tocar.






(1) Y poco después hemos visto en Courrier International que se basó en otra famosa escena de la película que daba pie para dar también un papel a Hillary (es notable que esta publicación ya había recurrido al otro cliché de King Kong menos de un año antes: enlace).



No hay comentarios:

Publicar un comentario