miércoles, 4 de enero de 2017

Las mejores portadas de 2016 (V): necrológicas


Aunque en esto de recordar a los famosos que nos dejaron en 2016 vamos con notable retraso, es un faceta del portadismo que no podemos pasar por alto en el camino hacia nuestra particular selección de las mejores tapas del año.

Ya vimos en el apunte dedicado al eco que tuvo en la prensa la muerte de David Bowie (que se complementa con el titulado Aladdinsanity) el éxito que tuvieron las necrológicas ilustradas con la espectacular prenda diseñada por Kansai Yamamoto para el tour de 1973. Eran tiempos en que el cantante vivía su andrógino avatar Ziggy Stardust. Y aunque sea una revista que suele pasarse mucho, en este caso nos parece que el enfoque que le dió Charlie Hebdo tuvo su punto. El titular es 'El inventor del regaliz en rollo nos ha dejado'.


Vamos a recordar también el homenaje de Billboard por mas que la metáfora de la salida de escena no sea especialmente original, así hemos visto representada la retirada de unos cuantos deportistas, pero les bastó para desmarcarse de los simples retratos utilizados en la mayor parte de las publicaciones.

La única necrológica vista el pasado año en la portada del semanario The New Yorker estuvo dedicada Prince. Una ilustración de Bob Staake cuyo significado no será nada obvio para quienes den con ese ejemplar de la revista dentro de algún un tiempo.

La referencia a la canción 'Purple rain' también inspiró a los editores de la publicación The Village Voice, pero la adición de la imagen del cantante deja bastante mas claro el mensaje. El precio de esa claridad es la pérdida de la sutileza que tiene la anterior.

 


Una portada de El País Semanal de diciembre de 2015 pone de manifiesto como algunos titulares son jugar con fuego. Unos meses mas tarde y la cosa habría sido sonada.

Con motivo de la muerte de Muhammad Ali, ESPN tuvo en su mano una de las grandes necrológicas gráficas de la historia. Una ilustración basada en el famoso binomio mariposa-avispa ( 'Float like a butterfly, sting like a bee') que finalmente fue descartada en favor de un soso primer plano.

El caso es que, imaginamos que arrepentidos del error, la no publicada también está incluida en el archivo de portadas de esa revista. Otros homenajes gráficos al irrepetible púgil pueden verse en nuestro apunte de junio Un poco de portadismo reciente (pura excusa para traer al blog a Julieta Miquelarena).

 

Si TNY tan solo publicó una necrológica en su cubierta, la ya vista de Prince, Time sumó tres y en ellas no hubo lugar para el cantante de Minneapolis. A la ya vista de Bowie se sumaron las de Muhammad Ali y Fidel Castro. Curioso que en todas ellas se recurriera a imágenes que ya se habían visto anteriormente en otras portadas. Son así de sosos.

Para el boxeador tiraron de una conocida foto tomada en 1963 por Philippe Halsman que ya había sido portada de GQ en febrero de 2011. Y para el dictador cubano recurrieron a otra bien conocida imagen que, mísmamente, había sido portada de la edición ucraniana de Esquire en octubre de 2012.

 
 

A las tapas protagonizadas por Castro a lo largo de su vida hemos dedicado en noviembre el apunte titulado Y también murió en la cama que se complementa con alguna otra aparecida tras su fallecimiento incluida en la entrada De las formas del humoA la vista de las mismas queda claro que la gran portada sobre el dictador la dejó hecha en 2008 Ana Juan en The New Yorker. Mucho atrevimiento tuvo The Week al abundar en un concepto que difícilmente podía mejorar.


Cuasisanto para unos, sin perder de vista que la adjunta ilustración vista en The Spectator esté cargada de ironía, y siniestro personaje para otros. Lo cierto es que la prensa ha sido muy benevolente en la despedida, con la casi única excepción de 'The Weekly Standard'. Así funciona esto.

 

Leonard Cohen no tuvo tantos homenajes, de hecho ni siquiera nos dió para dedicarle un apunte. Y tenemos un poco de mala conciencia por ello, porque, con ser un cantante que nos adormece un poquillo, tenemos que reconocer que posiblemente sea el galardonado con un Premio Príncipe de Asturias que mas nos ha emocionado en su discurso de agradecimiento del galardón. Adjuntamos las de Paris Match, Billboard y les inrockuptibles. En la prensa nacional solo recordamos haber visto la de Esquire de diciembre, así que al acompañamos con una espléndida portadilla interior de La Luna de Metrópoli ilustrada por Raúl Arias.



En el terreno de las curiosidades cabe encuadrar lo visto este año en la edición tailandesa de Playboy con motivo de la muerte del rey de ese país (1). La primera portada necrológica publicada en esa revista. Hef, en eso ya no serás pionero.

En cuanto a George Michael, apenas hubo publicaciones fechadas en 2016 que llegaran a tiempo de recoger la noticia. Quedará para las de este 2017. Traemos una de las primeras en hacerlo que fue la revista People.

 

Y oiga, que de Gene Wilder no hemos encontrado prácticamente nada. Parece que el cine olvida rápido. Ya veremos que pasa con la popular, pero de muy limitada carrera, actriz Carrie Fisher, así como con su madre Debbie Reynolds fallecida con pocos días de diferencia.







(1) La edición tailandesa de Vogue ha encadenado entre noviembre 2016 y enero 2017 tres números que lucen un lazo negro.







No hay comentarios:

Publicar un comentario