martes, 2 de mayo de 2017

Tragedias ferroviarias asturianas (III)


Decíamos en el segundo apunte de esta serie que las tragedias ferroviarias que han tenido transcendencia directa en Asturias tienen la peculiaridad de que los accidentes mas graves se han producido fuera del territorio de la comunidad autónoma.

Y es que establecer, a estos efectos, un criterio de asturianía es una auténtica prueba de fuego hasta para el libro de estilo de La Nueva España. Aparte de los accidentes ocurridos en suelo astur, ¿tomamos en consideración todos aquellos en los que haya habido víctimas residentes o naturales de esta comunidad?, ¿incluimos todos las ocurridos en circulaciones con origen o destino en la misma?

Nosotros vamos a decantarnos por la segunda opción que también suele cumplir el criterio de tener como víctimas a naturales o residentes (aunque, a falta de plena confirmación, creemos que el accidente de Arévalo del año 1989 en el que fallecieron cinco personas podría ser una notable excepción).

Con esas premisas, los principales siniestros, ordenados por el número de fallecidos, que en la adjunta tabla hemos restringido a que superen los cinco, resultan los siguientes:


año
día
fallec.
lugar
descripción
1922
11 jul
33
Paredes de Nava (Palencia)
colisión del correo Madrid - Gijón con el rápido Madrid - Coruña
1934
10 jun
21
Pola de Gordón
(León)
autobús arrollado en el paso a nivel de Valdespín por el Expreso Madrid - Gijón (1)
1950
6 abr
19
Villallana, Lena (Asturias)
descarrilamiento del tren correo de Madrid a Gijón
1993
2 ago
12
Vega de Anzo, Grado (Asturias)
colisión frontal de dos trenes de Feve
1930
17 dic
12
Santibáñez 
(León)
colisión del expreso Gijón- Madrid con un mercancías
1941
25 jul
16 (2)
Pola de Gordón
(León)
colisión correo Madrid- Gijón con una locomotora detenida por un árbol caído sobre la vía
1938
10 sep
10
Figaredo, Mieres
(Asturias)
descarrilamiento de un tren correo del F.C. Vasco-Asturiano a causa del material desprendido de un talud
1978
27 sep
7
Congostinas, Lena (Asturias)
explosión de cisternas cargadas de combustible en un tren detenido en el túnel de Congostinas
1922
1 may
5-6
Oviedo
(Asturias)
Un tranvía sin frenos se estrelló en la confluencia de las calles Toreno y Uría

(1) Este accidente, sin duda ferroviario por mas que los muertos viajaran en el autobús arrollado, no está incluido en el artículo de la Wikipedia Accidentes ferroviarios en España. Un meritorio esfuerzo recopilatorio que, sin embargo, tiene numerosas omisiones entre los sucesos con menor número de víctimas.

Un documento muy completo es el realizado por Manuel J. Marcos Montero que está disponible en la web de la Federación castellano manchega de amigos del ferrocarril (enlace). En ese inventario se computan 20 muertos, pero tenemos identificados 2 accidentados fallecidos con posterioridad al primer balance de 19 publicado por la prensa.

(2) Cifra revisada desde los 11 inicialmente atribuidos, dato que justifica la posición en la tabla, al completar la documentación de ese siniestro incluida en la 5ª entrega de la serie.


Hemos aplicado un poco de color a la tabla para ayudar a apreciar como se distribuyen casi a partes iguales los sucesos ocurridos en Asturias y los acaecidos fuera de su territorio entre los que, como queda claro, están los dos percances mas graves. Y a estos últimos vamos a dedicar el resto del apunte de hoy.

El desgraciado accidente de 1922 se produjo a las 2:30 de la madrugada del 11 de julio cuando el tren correo de Asturias pasó la estación de Paredes de Nava sin detenerse en ella como tenía establecido. Se especuló que por confundirla el maquinista con la de Becerril donde no tenía parada. Ello provocó la colisión contra el rápido Vigo - Madrid que estaba parado sobre la aguja de salida en dirección LeónA pesar del fuerte impacto en el tren procedente de Galicia tan solo hubo un muerto, un empleado ferroviario. Es reseñable que entre los destacados personajes de la época que viajaban en ese tren se encontraba el político José Calvo Sotelo.


Con motivo de la catástrofe del Alvia de Santiago de Compostela, el diario La Nueva España recordaba aquel lejano suceso leonés (enlace) con detalles entre los que no faltaba un recordatorio de la truculenta explicación publicada por el diario La Época. Junto a estas líneas reproducimos el original de aquella crónica

Como documentación adicional adjuntamos la foto que llevó a su portada el diario Abc el día 13, así como la primera página del gijonés El Comercio del día 12 cuyo bastante naif croquis mostramos ampliado.

 

La adjunta foto publicada en el diario La Voz  proporciona un encuadre algo mas amplio y de perspectiva contraria al del Abc.

Las víctimas mortales del tren con destino a Gijón fueron en su mayor parte ocupantes del coche cama que encabezaba la composición. Y en el mismo se produjeron dos historias especialmente escalofriantes. Por un lado está la de la familia de doña Engracia Alonso que resultó muerta junto a sus dos hijas y tres nietas. Ironías de la vida, la sirvienta que viajaba en otro coche resultó ilesa. Por otro lado el ingeniero de la Fábrica de Mieres D. José Garaizábal salvó la vida junto a una de sus hijas, pero conla tremenda desgracia de perder a su esposa junto con sus otros cuatro hijos e hijas. Y en este caso también pereció la sirvienta Isidra Herrera.

Resultan llamativas algunas viñetas publicadas esos días en la prensa. A la del Abc del día 12 cabe aplicarle el beneficio de la duda y pensar que fuera una inoportuna coincidencia que nadie tuvo la prudencia de sustituir ('el rápido' era entonces una inequívoca referencia a un tren), pero la incluida en El Comercio del día 15 es toda una muestra de humor negro.



Saltamos hasta la una de la madrugada del 10 de junio de 1934 en que el expreso que se dirigía desde Asturias a Madrid arrolló en el paso a nivel de Valdespín, entre Pola de Gordón y Santa Lucía, a un autobús que regresaba con un grupo de gijoneses que habían ido de excursión a Sahagún de Campos. Completaban el pasaje el cartero del cercano pueblo de Ciñera y su esposa que habían pedido que les hicieran el favor de acercarles a casa tras perder el tren en León. Poco mas de un kilómetro les faltaba a estos para llegar a su destino.


Aunque el guardabarrera manifestó que las cadenas del paso a nivel estaban colocadas, la ausencia de señales de impacto en las mismas determinó su detención.Sin embargo, no hemos hallado rastro de como se sustanció judicialmente esa fatal negligencia. A continuación mostramos la portada del diario El Comercio del día siguiente a la tragedia.



Abc publicó el día 13 unas expresivas imágenes de lo que quedó del autobús, mientras que al día siguiente el malhadado paso a nivel fue portada de la edición sevillana. Unas fotos con las que finalizamos esta sucinta crónica. 







No hay comentarios:

Publicar un comentario