jueves, 4 de mayo de 2017

Tragedias ferroviarias asturianas (IV)


Proseguimos nuestro recorrido por las tragedias ferroviarias asturianas el día 6 de abril de 1950. En esa fecha, algo antes de las nueve y media de la mañana, dos coches del tren correo Madrid - Gijón se precipitaron por un talud de nueve metros de altura en las proximidades de la estación de Villallana, la inmediatamente posterior a Pola de Lena

El hecho de que entre las víctimas hubiera un procurador en Cortes y cinco militares (detalles en LNE), unido a que al año anterior se había achacado a un sabotaje, cierto que nunca admitido por la nadie, la caída del expreso Barcelona-Madrid a un barranco de Tarragona (mas detalles), hizo temer a las autoridades que hubiera podido ser el resultado de una acción de la guerrilla antifranquista. Pero finalmente se admitió que los 19 muertos y 65 heridos fueron consecuencia de los trabajos de reparación en curso de unas vías que en aquella época causaban frecuentes incidentes por su deficiente mantenimiento.


Como puede verse en las fotos, el suceso atrajo gran número de curiosos y llegaron a fletarse autobuses desde Mieres para desplazarse hasta el lugar del siniestro. Así eran las cosas antes de la televisión.



La información del diario El Comercio incluía un "Anecdotario trágico" que hacía un curioso comentario sobre el fallecido Ingeniero de Caminos Cirilo Benitez Ayala que estaba destinado en la delegación de Renfe de León

Nada importante tenía el ingeniero señor Benítez que hacer en Gijón. En realidad su viaje hasta aquí lo había impuesto el destino porque el final de su billete estaba señalado para León, donde varios asuntos le esperaban.

Hombre de fácil sueño, desde mas allá de Palencia que venía descabezando uno.

Cuando despertó habían pasado bastantes kilómetros de la capital leonesa.

Bueno - comentó con sus compañeros - seguiré hasta Gijón a saludar a unos parientes.

Y no pasaría de Villallana.

Lo cierto es que según relata Javier Rodríguez Muñoz en un artículo publicado en 2013 en La Nueva España, a esas alturas la policía ya sabría que este destacado miembro del Partido Comunista transportaba una maleta con propaganda. Descartado el despiste que pretende el anecdotario, ha quedado sin esclarecer a qué iba realmente a Gijón y si realmente iba a ser detenido a su llegada como ha sostenido su hermana.

Continuando la macabra clasificación por número de muertes que estamos siguiendo, saltamos hasta el 2 de agosto de 1993. Ese día, algo antes de las cinco de la tarde, colisionaron dos trenes de FEVE, uno de mercancías y otro de pasajeros, en un túnel próximo a la localidad moscona de Vega de Anzo.

El accidente fue consecuencia de la errónea interpretación por parte del maquinista del mercancías de una señal del jefe de estación con la que pretendió indicarle que adelantara un poco el tren, pero no que emprendiera la marcha. Ambos fueron condenados en 1997 a un año de prisión cada uno por un delito de imprudencia temeraria (fuente). Tras el choque de las dos locomotoras diésel cargadas de combustible se produjo un incendio que, a pesar del reducido número de viajeros transportados, elevó la cifra de muertos a 12 personas

 

Y ahora salimos nuevamente del territorio asturiano para recordar que el 17 de diciembre de 1930 el expreso Gijón – Madrid chocó con un mercancías tras rebasar sin detenerse el apartadero de Cuadros (La Seca). El que el maquinista no identificó en una noche de nieve y ventisca en que, debido al retraso que ese tren acumulaba, se había concertado allí el cruce de ambos trenes en vez de, como era habitual, en la estación de Santibáñez (León). La colisión que puede verse a continuación en la portada del Abc del 19 de diciembre junto a otras fotos incluidas en páginas interiores se saldó con un balance de 12 muertos y 18 heridos.




Es llamativa la escasa relevancia que la noticia tuvo en El Comercio, un diario que no pudo publicarse entre los días 15 y 18 a causa de una huelga. A ello se unió que la portada del día 19 estuvo íntegramente ocupada por la esquela de D. Elías Torre Noriega que nada tenía que ver con el accidente. A continuación reproducimos, ya para finalizar, la información incluida en la página cuatro con la lista de víctimas.





No hay comentarios:

Publicar un comentario