domingo, 1 de abril de 2018

El primer trimestre en 51 viñetas y una foto


Apenas terminaban las fiestas navideñas cuando el corte de la AP-6 por la nieve propiciaba la primera trifulca política del año. Y al poco era el soberbio Rodrigo Rato quien, ajeno a la más mínima autocrítica, disparaba fuego graneado en su comparecencia en el Congreso.


Las nevadas también dieron su minuto de gloria nacional a una pandilla de poco cerebrados astures. Eso mientras proseguían las declaraciones en el Tribunal Supremo de los líderes independentistas bajo el lema ¡todo era simbólico! y el fugado Puigdemont seguía dando la matraca con la investidura telemática.



En Estados Unidos la jueza Aquilina le metió un buen paquete al abusador de niñas médico de la élite gimnástica de ese país. Y al poco era Trump quien cumplía su muy cuestionable primer año en la presidencia.



En Cataluña seguían las manifestaciones, mientras que, como bien se hacía eco Pachi Idígoras, el cansino  proceso no mostraba ninguna prisa en recuperar el supuestamente ansiado autogobierno. 

 

Cuando la gripe ya iba remitiendo, llegó el chusco fisgoneo de los mensajes del huido. Con tanto lío, fueron muchos los que no se acordaron de San Valentín.



Marta Sánchez armó cierto revuelo con su letra del himno poco antes de que Guindos consiguiera saltar al BCE pese a los intentos de la oposición de evitarlo. Anna Gabriel decidía oponerse desde Suiza.


Muy seguidos nos dejaron Forges (cuarenta y pico obituarios gráficos más aquí) y Quini. Eso cuando los pensionistas empezaban a soliviantarse, convenientemente azuzados, contra la subida del 0,25%. La cosa no tardó en acabar cuestionando la dignidad unas pensiones que no son menos dignas, súmese el considerable déficit, que las cotizaciones.




Mientras el presidente chino ultimaba la reforma legal que le permitirá perpetuarse en la presidencia de su país, Estados Unidos sufría en Florida otra brutal matanza con 17 víctimas, Un suceso que desencadenó un movimiento de rechazo a las armas, pero también alguna ocurrencia de Trump como la de armar a los maestros. Por aquí, las ocurrencias, como bajar impuestos a pensionistas que no los pagan, eran de Montoro.

  

No paraba de llover y nevar cuando se acercaba la entrega de los Oscars con 'La forma del agua' como gran favorita. La que no tardó en confirmarse para convertir al director mexicano Guillermo del Toro en el gran triunfador de este año. El inmediato anuncio de un encuentro entre Trump y el dictador norcoreano propició una interesante adaptación del cartel de esa película por parte de Adams. Alguna parodia más, particularmente una espléndida de David Rowe, puede verse en Humor de cine de marzo (1ª parte).


En los primero días de marzo se produjo en Gran Bretaña el envenenamiento de un antiguo espía ruso y de su hija, mientras que en las elecciones italianas se producía un fuerte avance de los populismos antieuropeístas.


En España calentaba motores la huelga feminista que se celebró el día 8 de marzo con notable éxito. Así que del inicial pasotismo gubernamental se pasó a una actitud mucho más receptiva, por más que los yayos no tragaran y siguieran con sus movilizaciones.

  

El día 11 se produjo el triste descubrimiento del asesinato de Gabriel y hasta los más curtidos policías lloraron.


Poco después, el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo enmendaba la plana a nuestra justicia. Así es la distancia a los problemas. Y así llegamos al día 14 en que falleció Stephen Hawking. 




Rusos y británicos iban subiendo el tono sobre el intento de asesinato de Sergei Skripal y su hija (la adjunta viñeta belga esta traducida aquí), pero donde verdaderamente subió el acaloramiento fue en el debate celebrado el día 15 en el Congreso sobre la prisión permanente revisable. Una jornada en la que también se publicó una de las fotos del año, la tomada por Omar Sanadiki a unos refugiados que abandonaban el territorio sirio más azotado por la guerra.


 

Mientras el Psoe seguía haciendo patente su división, Putin ganó de calle las elecciones rusas. Y aún con todo el déficit democrático que padece ese país, conviene no engañase demasiado: el neoimperialismo que vende el repetitivo presidente tiene encantados a sus electores. Patrick Blower lo plasmó en una reedición de uno de los antaño populares mapas serio-cómic sobre la que volveremos mañana. 

 


Brutal efecto tuvieron las mentiras sobre la muerte de un mantero madrileño. Ello ante la pasividad, cuando no aportación de gasolina, de significados políticos.



Bien mediado marzo saltó el escándalo de la utilización de datos de Facebook por la empresa Cambridge Analytica.




El 21 se hicieron públicas las dudas sobre el máster de Cifuentes en la Universidad Juan Carlos I y al día siguiente se celebró la sesión de 'no investidura' de Turull. Un candidato que compareció en el Supremo el viernes 23 junto con otro imputados entre los que no estaba Marta Rovira, una nueva huida que se convirtió así en la única de los convocados que no ingresó en prisión.









El domingo de ramos se produjo la inefable detención de Puigdemont en Alemania que ahora hay quien pretende vender como calculado movimiento de internacionalización del procès. Así es ese Matrix. A partir de ahí nos metimos en ese curioso cristianismo de temporada que nuestro país vive cada Semana Santa. Pero la de este año ha estado tristemente marcada por el sangriento Viernes Santo con 17 palestinos muertos a manos del ejército israelí. Unos dolosos proveedores de carne de cañón para atraer el favor del mundo hacia su causa frente a despiadados cañoneros. Imparable ciclo de muerte sobre el que no hemos encontrado una sola referencia en el editorialismo gráfico español (1). De hecho, nos ha costado encontrar alguna en un apresurado recorrido internacional. Nos hemos traído desde Francia la de Plantu (¡mira, mamá, la casa del abuelo! / ¡Cállate, no ves que enfadas a todos!)

 






(1) hemos advertido que habíamos pasado por alto la de Vergara en eldiario.es centrada en la reacción de la inoperante Onu.


Adicionalmente, el 3/4 Ferreres se hizo eco de la cuestión en el diario Ara y Sansón lo hizo en El Norte de Castilla.






No hay comentarios:

Publicar un comentario