martes, 25 de octubre de 2016

Kioscos en portada


Estamos convencidos de que la cubierta de la cuarta edición dedicada por Bloomberg Businessweek al "Año por delante" (“The Year Ahead” issue) que se ha publicado esta semana entrará en las clasificaciones de las mejores portadas de 2016. Y es que el quiosco ideado por el editor Ellen Pollock y el director creativo Rob Vargas llena de interesantes detalles un concepto que, en sí, no es novedoso.

De hecho, ya fue utilizado en el número de Life del 12 de julio de 1929 y hasta tres veces en The New Yorker, en 1931, 1973 y 1999. Entreténgase un rato analizando esos testimonios de como han ido cambiando los intereses de los lectores y las líneas creativas aplicadas en las portadas de las revistas que intentaban atenderlos. No pasen por alto la ironía que se gasta en su última versión del cliché la publicación neoyorquina inventándose cabeceras como "Celebrity Surgery" o "Angina Suferer Monthly".



Si nos vamos a las páginas interiores, la primera representación de un quiosco, y verdaderamente atestado de mercancía (en esa época se venden en París mas de ochenta diarios), que conocemos es la ilustración de Jules Grandjouan publicada en "Le Rire" del 16 de agosto de 1902. En el detalle que puede verse junto a estas líneas puede verse la curiosa autorreferencia por medio de una (hoy de plena moda) rellenita-sexy, mientras que, debajo, su competidora Le Sourire aparece convertida en Le Soupir (de 'la sonrisa' a 'el suspiro'). 'Le Frou-frou' pasa a ser 'Le Trou-trou', la portada es una parodia de su primer número (enlace), mientras que, por el estilo de la portada, entendemos que 'La Vie Parisienne' está representada por 'La Crampe (calambre muscular) Parisienne' situada sobre la cabeza de la quiosquera, y no por 'La Rigolade (sonrisa) Parisienne' visible en el detalle. 



Aun hay mas quioscos que han sido portada, por ejemplo The Saturday Evening Post lo llevó a la suya en diciembre de 1941 de la mano de Norman Rockwell. Este gran artista compuso una escena recursiva, esto es en la que la propia ilustración se reproduce dentro de sí misma, en lo constituye un juego muy querido por los directores creativos, de hecho nuestra colección de esa tipología se aproxima a los dos centenares de piezas.

En 1947 Stevan Dohanos volvería sobre el quiosco que exhibe la propia revista, pero ya sin recursión, en la tapa de un libro recopilatorio de historias de esa entonces muy popular publicación americana.

Añadimos debajo las versiones del concepto publicadas en Punch (28 noviembre de 1956), Cracked que en julio del 65 optó por una versión autorreferente y en marzo del 93 "madonnizó" un puñado de famosas cabeceras, así como Evergreen de agosto del 67. Ya anticipábamos que no era una idea nunca vista. Una colección de fotos de quioscos reales que puede servir para contrastar las portadas de este apunte puede encontrarse en el siguiente enlace.


 

 



Como aportación española al 'género' tenemos el número de noviembre de 1993 de La Golondriz. Un buen reflejo, de la mano del humorista Serafín, de los tiempos en que las 'ofertas' asociadas a las publicaciones comenzaron a saturar los quioscos.


Para finalizar, es interesante analizar algunos detalles de la actualización fotográfica del concepto realizada por Bloomberg Businessweek. Y es que creó hasta siete parodias de famosas publicaciones para hacer referencia a los capítulos de su análisis del próximo futuro. La mas llamativa seguramente es la parodia de la británica The Economist en cuya portada aparece representada Angela Merkel conforme a la famosa imagen de "Rosie the Riveteer". Un icono que con el mero cambio de tiempo verbal del "We can do it" original, realmente llevó a su portada, en enero de 2010, la considerada biblia del pensamiento económico neoliberal. Sin embargo, esta vez se presenta a la canciller alemana proclamándose incapaz de conseguirlo. Ya se verá.

 

Junto a estas líneas les facilitamos una ayudita para reconocer la  tipografía de People, una especie de Hola americano mucho menos glamuroso, que fue la utilizada para el rótulo de Figures, mientras que no les costará reconocer los remedos de Time o el Financial Times con su característico color salmón. El apartado tecnológico se resolvió titulando Tech la imitación de una tapa de Wired para completar la serie con las portadas dedicadas al comercio y la energía. Esta última ilustrada con un musculoso protagonista como los que pueblan tantas publicaciones sobre el cuidado físico como se encuentran en los kioscos.

En definitiva, una brillante actualización, en nuestra opinión, de la tipología de portada que nos ha dado pie a repasar.


 







No hay comentarios:

Publicar un comentario