domingo, 30 de octubre de 2016

Los gudaris del nuevo Ciruela, Sileno y un agravio (mas)



Lo mas sincero que se ha escuchado en el debate de investidura seguramente es el “¡vaya gilipollas!” que inspiró al líder de Ciudadanos la fallida pincelada de historia del pretencioso Pablo Iglesias. En esto todo un maestro Ciruela, como bien apunta Santiago González en el muy recomendable apunte que ha subido ayer a su blog, una bitácora que tenemos que reconocer que últimamente nos estaba dejando un poco fríos. 


Como nos gustan las cosas del lenguaje, vamos a destacar que también incluye D. Santiago una documentada explicación de que hasta 1936 soldado se decía en euskera ‘soldadua’, mientras que ‘gudari’ es un invento de la guerra civil. El que no cubrieron precisamente de gloria los así denominados. Referencias en Santoña.

En el Congreso tuvimos el viernes show de me voy pero vuelvo, que mañana ya rodeo. Y como veníamos del Museo Abc de ver la espléndida Crónica Ilustrada de la Primera Guerra Mundial de Sileno (1), se nos vino a la memoria la vigencia de algunas viñetas con mas de un siglo de existencia, como la que encabeza este apunte. No digamos ya después de la rufianada de ayer.

Aprovechamos para participarles que en la citada exposición también hay un recuerdo para uno de los bisabuelitos de nuestro rey. Adjuntamos copia.

Pero lo que ha sido una verdadera pena es el mal comienzo de ese mínimo intento de regeneración de la ética del deporte que ha intentado, con manifiesta falta de oportunidad, el Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol. Imaginamos que muchos ya estarán al corriente de lo del “comportamiento poco ejemplar de algunos jugadores del FC Barcelona les descalifica y ridiculiza por sí solos”.

Menuda afrenta para tan ínclito símbolo de esos enfermos crónicos del agravio que son los nacionalistas. No es de extrañar, por tanto, la desabridez de las intervenciones de Tardá y, sobre todo, Rufián. Está claro que llegaban provocados.

Si eso no les parece suficiente falta de oportunidad, añadan que eran vísperas de la asamblea del Barça. Y encima el Marca no ha dejado pasar la oportunidad de difundir coñitas como esta.

En tales casos no es mala estrategia apelar al humor. Así que bien podría crear la Liga el “premio a la simulación mas ridícula del año” que se entregaría en esa sosa gala anual que organiza. Indispensable que el jurado estuviera constituido por perfectos desconocedores de nuestro fútbol.

Con ello, igual hasta conseguían que Luis Enrique encontrara la invitación a ese acto que dice que no le llega. Como seguramente nunca vio como consiguió Busquets que expulsaran a Thiago Motta en un partido contra el Inter



Pero es justo recordar que esa desvergüenza solo quedó tercera en una encuesta de Marca de 2013. Entonces venció una de las muchas patochadas con las que nos ha obsequiado el madridista Pepe. Y eso que cuando la encuesta de Marca el portugués todavía no había interpretado piezas tan patéticas como la de la final de la Champions ante Filipe Luis (enlacesentimos no tener gif para mantener un equilibrio gráfico).

Si Bernabeú levanta la cabeza y ve lo que juega en su equipo, corre a tortas a Florentino hasta la plataforma Castor.

Pero son tantos los que podrían ser señalados (y sancionados) por el famoso Comité de Competición. En todos caso ridículos, sres. culés. Los suyos y muchos otros. El adjetivo está bien buscado.

La cuestión es que se reclama hipócritamente un deporte mas limpio que, en realidad, solo se pretende aplicar a los demás. Porque, al final, lo único que importa es que los nuestros ganen como sea. Y eso sin entrar en política.







(1) Por inercia íbamos a enlazar la Wikipedia, pero Pedro Antonio Villahermosa Borao es víctima de la muy irregular calidad de ese internetal repertorio del saber humano. Ahí cuenta Sileno con un muy pobre artículo cuyas notas y referencias cuadruplican el espacio ocupado por las poco mas de cien palabras que se le dedican. Y eso alimentado una inexistente incertidumbre sobre su lugar de nacimiento, todo porque algún redactor metió la pata en una ocasión. No es serio.

Un vistazo a la mencionada distribución de espacios. Primero el artículo:


Ahora las notas:






No hay comentarios:

Publicar un comentario