jueves, 20 de octubre de 2016

La mujer mariposa



Durante la época victoriana tuvo notable éxito la pintura de hadas que popularizó la representación de la mujer con sutiles alas de insecto. Un buen ejemplo puede ser el cuadro “La disputa de Obéron y Titania” (1849) de Joseph Noel Paton. En el mismo se ilustra un pasaje de la obra de teatro “El sueño de una noche de verano” en la que William Shakespeare tomó el nombre de Titania de las Metamorfosis de Ovidio para imponérselo a la reina de las hadas desposada con Oberón.


Pero no vamos a extendernos hoy sobre ese género pictórico en el que también destacó Richard Dadd, un artista hoy recordado por la esquizofrenia que le llevó a desarrollar la mayor parte de su obra en internado en un hospital psiquiátrico en el que fue recluido tras asesinar a su padre. Lo que hoy queremos es traer una selección de las mejores portadas basadas en esa iconografía, en su mayor parte con las protagonistas convertidas en mariposas y mucho mas raramente aladas a modo de libélulas.


La cubierta mas antigua de este tipo que conocemos es la Collier´s fechada el 27 de agosto de 1910 que presenta una alegoría del verano realizada por Howard McCormick en la que también incluyó un alado ejemplar masculino. El único que veremos hoy. A su lado puede contemplarse una de las mucho mas escasas libélulas. George Wolfe Plank representó así en la portada de Vogue de mayo de 1913 un personaje que acompañó con un nutrido cortejo de mariposas.

 

Obsérvese el curioso detalle de la adaptación de las formas de su firma. En la adjunta imagen puede verse comparada con la versión normal.

Seguimos con la tapa de Chéri Heoruard en La Vie Parisienne de mayo de 1917 titulada "la mensajera del verano". Un motivo que volvió a verse en esa revista en julio de 1920 en la interpretación de Leo Fontan de la, para el pretendiente, esperanzadora mariposa del atardecer (papillon du soir... espoir!).

 

Pero la que posiblemente quepa considerar obra cumbre del género es la ilustración de Frank X. Leyendecker para el número de Life del 2 de febrero de 1922. La titulada de "The Flapper" jugaba, como era habitual en esa publicación, con el doble sentido de flapper como "aleteadora" y que esa era la denominación que recibían en los años veinte las chicas que seguían un estilo de vida rupturista con las convenciones sociales (leer mas sobre las flappers).

El alado motivo femenino volvió a la portada de Life al año siguiente de la mano del ilustrador de origen polaco Ladyslaw T. Benda, mientras que no tenemos fechada con precisión la tapa de la revista Dance Lovers en la que aparece representada la bailarina Lily Lenora.

 

Tampoco ha faltado este alado motivo en The Saturday Evening Post que lo utilizó en la alegórica despedida del invierno titulada "Kissing Winter Goodby" que Paul Stahr hizo para el número del 7 de marzo de 1925. A su lado un ejemplar de Paris Nights de septiembre de 1933 con la versión del cliché debida a "Jack" Greiner.

  

En septiembre de 1934 la publicación Gay Parisienne, recuerden que gay era entonces símplemente "alegre", llevó a su portada una versión de su habitual ilustrador Enoch Bolles, mientras que la del número 7 de la revista Bizarre de John Willie ya es de 1947.

  

En la posguerra este tipo de iconografía perdió popularidad y los ejemplos son mas escasos salvo en el mundo del comic donde hay numerosos ejemplos como los adjuntos de Heavy Metal

 

En el fumetti italiano se han visto con cierta frecuencia criaturas aladas en la revista Lanciostory. También es destacable que Playboy llevó una a su portada de agosto de 1976 ilustrada por Dennis Magdich con la que finalizamos esta recopilación.









P.S.- En aras de la necesaria concisión nos hemos restringido a las portadas. Pero vamos a traer de las páginas interiores de La Vie Parisienne un raro ejemplo de polilla materializado en forma de disfraz. Una ilustración de 1922 de Henry Gerbault.





Adenda 1/17: una muestra de mujer alada en otra conocida cabecera del comic italiano como es Skorpio (septiembre de 1987).






No hay comentarios:

Publicar un comentario