sábado, 12 de noviembre de 2016

Palabras de la 45ª


Veterano neologismo el tratado esta semana en la sección que publica los martes el Centro Virtual Cervantes. Y es que como nos advierte Victoria de los Ángeles Boschiroli, preadolescente está en uso en castellano desde finales del siglo XIX. Pero después de leer su artículo seguirán con las mismas dudas sobre tan difuso concepto que unas veces se utiliza como adjetivo modificador de la infancia y otras alude a un mal definido puente entre la niñez y la adolescencia. Uso recomendable, por tanto, solo en dibujo artístico y no en el técnico.

Con esos mimbres la ilustración era una misión casi imposible, así que hay que felicitar la forma en que lo han resuelto, por mas que nosotros veamos ahí un adolescente en toda regla.

El Laboratorio del lenguaje del Diario Médico publicó el domingo un apunte poco apto para el público en general. En el mismo Fernando A. Navarro llama la atención sobre la anomalía de que que el apellido de André Strohl se quedara fuera del nombre del síndrome de Guillain-Barré. Así de injusta es, a veces, la economía del lenguaje. Mayor dureza tuvo la geografía con Colón en favor de Américo Vespucio. Y ahí no fue cuestión de brevedad.

Mas para todos los públicos resulta el apunte posterior en el que el mismo autor abunda sobre el origen del nombre de la tuberculina. Interesante caso de una fracasada vacuna reconvertida en exitosa prueba diagnóstica.

El mismo día que Trump mandaba a unos cuantos opinólogos al psiquiatra, José Ramón Zárate publicaba un interesante apunte sobre los beneficios que los especialistas en salud mental obtienen de la adecuada gestión del lenguaje. Y no solo evitando los atemorizadores psiquiatra y psiquiatría. Así nos cuenta que en Japón se ha constatado la disminución del estigma público contra los enfermos de esquizofrenia desde que denominó a esa condición “trastorno de integración”. Otro ejemplo bien instalado en nuestro lenguaje es que ya pocos se refieren al “trastorno bipolar” como “depresión maníaca”.

Para concluir su semana laboral el blog médico dedicó un apunte a ponderar cuanto de pleonasmo hay en cita previa. A nosotros un poco sí que nos parece. Pero estamos en un punto en que con tal de que nos descuelguen el teléfono nos conformamos, porque la sanidad pública española está condenada a ser peor de lo que fue.

Fundéu arrancó el domingo su semana laboral para publicar unas "Claves de redacción para las elecciones presidenciales en los EE. UU.", y ya advierten en la primera de ellas que nos les gusta lo de USA. De todo cuanto ahí se dice lo que mas nos ha llamado la atención es la variante americana pato rengo para traducir el lame duck, aquí pato cojo, que se usa para aludir a un político saliente.

Se trata de una expresión que hace referencia al ave que no es capaz de seguir el ritmo de la bandada y que, por tanto, se convierte en blanco fácil de los depredadores. Tiene su origen en el lenguaje bursátil que también muestra su afición a las metáforas animales con sus mercados toro y oso. Lo del pato comenzó a utilizarse en el siglo XVIII en la Bolsa de Londres para hacer referencia a los intermediarios que no podía hacer frente a sus obligaciones y fue en el siglo siguiente cuando el lenguaje político se lo apropió dando un giro a su significado.

La siguiente recomendación de Fundéu fue utilizar creación de nombres en vez del anglicismo naming. Desigual combate cuando se confronta tan breve como eufónico término.

El martes se basaron en el "Diccionario de americanismos" de las Academias de la Lengua para admitir el empleo del término bizarro con el significado de ‘extraño, raro o insólito’. Así que, como bien señalan en Verne donde hace un año ya le habían dedicado a esa palabra un apunte con interesantes referencias bibliográficas, parece que está al caer la inclusión de esa acepción en el Drae junto con las de ‘valiente’ y ‘generoso, lucido, espléndido’.

Prosiguieron los urgentes su semana con algunas alternativas al abusivo uso de hoja de ruta como pueden ser plan (de actuación), agenda, proceso, programación, planificación, cronograma…

El jueves se metieron en el asunto de las grafías del pro y anti Trump, posiciones que aquí hay quien asume con enorme visceralidad, mientras que ayer fueron capaces de emplear 357 palabras en explicar como escribir superluna. 775 y 4 gráficos, mas dos bonitas fotos, hemos dedicado nosotros en el apunte "Superluna, aunque sea un poco a destiempo" a explicar ese fenómeno. 

En el artículo publicado en El Confidencial con el título Los 'efectos Decathlon' y 'Calleja' disparan los rescates de montaña se recuerda que fue Jordi Jané, consejero de Interior en la Generalitat de Catalunya, quien acuñó el término 'efecto Decathlon'. La verdad es que estuvo inspirado, y es que el gráfico de la evolución de los rescates en montaña incluído en el citado artículo es bien llamativo. Con todo no hay que desdeñar la importancia del también citado, aunque no con este nombre, 'efecto Movistar'.

Pero el debate sin resolver es si hay que cobrar o no esos tantas veces arriesgados rescates. Parece de cajón, máxime con lo baratos que son los seguros de montañismo que, a lo mejor, había que vender junto con el material. Ese sí que sería un magnífico 'servicio Decathlon' a la sociedad.

Hemos encontrado el anglicismo 'egotrip' en uno de esos ajustes de cuentas tan característicos del mundo de las letras. En concreto en el escupido por Carlos Pietro en El Confidencial sobre Javier Marías. ¿Quien coño es ese Prieto?, diría Jordi. El caso es que 'egotrip', o también 'ego trippin', es el de un acto para llamar la atención con el que se busca ser el centro de atención y poner de manifiesto la supuesta importancia del comitente. Actos de egolatría, vamos.

Vamos con una frase de actualidad, “trabajar juntos y juntas” (Ramón Espinar dixit ayer mismo) ¿no es trabajar ellos por un lado y ellas por otro, luego por separado? Así es el lenguaje cuando se vuelve, a mas de inflacionado, estúpido. Eso cuando Podemos desborda castización, y ya se ve como han inoculado el temor a no seguir los dictados del líder carismático. Vuelve lo del que se mueve no sale en la foto ¡Maldormir en Sol para esto! 

Terminamos con la presentación de la newsletter sobre deportes de El País donde nuevamente pudimos ver una viñeta de Forges que ya había sido utilizada en julio para promocionar lo que Fundéu recomienda llama boletín. En aquella ocasión era el de Opinión. Vamos a permitirnos un retoque.






No hay comentarios:

Publicar un comentario