viernes, 3 de marzo de 2017

El oteador de clichés en las portadas (4): escuchando la caracola


Quien no ha escuchado la enigmática resonancia de una caracola. Un sencillo acto que viene inspirando portadas de revista desde hace muchos años. Sirva como primer y bello antecedente la ilustración de Georges Leonnec titulada 'Primer concierto por telegrafía sin hilos' (Le premier concert par T.S.F.) que fue publicada en el número del 13 de agosto de 1927 de 'La Vie Parisienne'



Un mes antes la revista norteamericana Children había publicado una típica versión infantil obra de Alice Beach Winter (1877-1970). Una artista que volvería sobre el concepto en el suplemento semanal del New York Herald Tribune del 30 de abril de 1933.

Debajo puede verse la versión de Alex Ross publicada en Good Housekeeping en julio de 1946 emparejada con la interpretación de John Falter en The Saturday Evening Post del 21 de julio de 1956. La cuota masculina en un cliché mayoritariamente femenino.

 

Dos son las versiones de esta creatividad que se han visto en The New Yorker. La primera en la portada del 4 de agosto de 1945 en que Mary Petty presentaba a una mascota disfrutando del efecto acústico, mientras que en agosto de 1998 Carter Goodrich utilizaba el concepto para plantear una crítica a la entonces todavía emergente obsesión con el teléfono móvil. Brillante portada.

 

Como también lo es la ingeniosa tapa de Fluide Glacial fechada el 20/03/1995 en la que los ilustradores Tha y Joan Tharrats daban un giro aun mas crítico al concepto del sonido de la caracola (lo que dice Neptuno es 'justo lo que yo pensaba: se escucha el ruido de la ciudad').

La última pieza de nuestra colección de momento es la versión dorsal publicada en la revista brasileña Piauí en julio de 2012.



Luego uno pasa por el quiosco y lo que ve en el mas vendido representante del humor patrio es la enésima versión del sexo en la familia real (que no negamos tuviera su gracia en origen). ¡Qué torpe falta de ingenio! 

Así que estamos encantados de recordarles que hay todo un mundo de portadas amables y que otro humor es posible. 






Mensaje publicitario: si les apetece otro 'oteo' pueden seguir este enlace a la entrega precedente de esta serie.


Adenda 7/17: la revista italiana Gioia! se adherido al club de usuarios del cliché de la caracola con su número del 29 de julio de 2017. ¡Bienvenida! 






No hay comentarios:

Publicar un comentario