jueves, 2 de marzo de 2017

Figuras reversibles (IV): cambios de especie



Ya anticipábamos en un apunte previo de esta serie que a mediados del siglo XIX se hicieron muy populares, particularmente como decoración de cajas de cerillas, los juegos con imágenes reversibles. Y una categoría de gran éxito fueron las transformaciones de personas en animales como ocurre en 'El húsar y su caballo', una pieza de 1860 producida por la Litografía Fausto Muñoz de Málaga.

Esa dupla humano-équido fue con diferencia la mas productiva. Podemos verla también en 'El corsario y El burro' (1865) y en una asnal pieza de 1870 que se acompaña con las típicas aleluyas:

Quien me diga: el tuerto es;
 será lo que yo al revés

Asno soy, más no te asombre,
 al revés me verás hombre



La despectiva conversión en burro tuvo notable éxito en Estados Unidos con motivo de la Guerra de Secesión. Como bien se documenta en el blog de John Adcock, entonces se hicieron populares en Norteamérica unos sobres llamados patrióticos algunos de cuyos ejemplares se adornaron con una imagen reversible, ciertamente no muy fiel, de Jefferson Davis (1808-89), el único presidente que llegó a tener la Confederación de estados sureños. Adjuntamos una de las pocas imágenes con barba del personaje al que esos diseños convertían en burro, mientras que no hemos encontrado ninguna con unos bigotes que se aproximen a los representados. Debajo añadimos una versión coloreada de la misma sátira.


Esa transformación inspiró en la década de 1880 a la compañía tabaquera Jackson & Co. de Petersburg (Virginia) la impresión de unas tarjetas publicitarias cuya lectura comenzaba en ese caso por el asno. En el pie, el consumidor de tabaco para mascar reconocía haber sido un burro consumado hasta haber llegado a conocer el producto publicitado cuyas bondades alababa una vez reconvertido en humano. 

“I was a most consummate ass, / For nothing human could I pass. / I got a chew of ‘Jackson’s Best.’ / Invert this card and know the rest.”

“My worthy friend, if ever you / Should want a really first class chew. / Use Jackson’s Best, or you will be / An ass, like I was formerly.”



También hubo un curioso 'sobre patriótico' que tuvo como protagonista al general Nathaniel Lyon, el primer militar de ese rango muerto en la Guerra Civil Americana, que por medio de un giro de 90º se convertía en la fiera de su apellido. A efectos comparativos traemos una imagen real de ese militar en una portada de Harper’s Weekly del 31 de agosto de 1861.




Otra notable conversión en león, aunque a partir de un muy forzado rostro humano, forma parte de la colección de 16 ilustraciones del libro 'Upside Down, or, Turnover Traits from Original Sketches by the Late William McConnell' (Griffith and Farran, Londres, 1868). Y en la serie de imágenes que cierra este apunte todavía encontrarán otro humano-león.


De todas las transformaciones incluidas en el libro anterior la mas conseguida quizá sea la de ciervo en dama que mostramos a continuación. La colección completa puede verse en la web de la Biblioteca George A. Smathers de la Universidad de Florida (enlace). En un próximo apunte abundaremos en esta tipología de transformaciones de cabezas en cuerpos.


Volvemos a las rotaciones de 90º para traer la que seguramente es mas popular, la conversión de un caballo en rana. La acompañamos de una transformación de pez en niña que tiene la peculiaridad de convertir también el rótulo fish en girl. Este tipo de textos que admiten doble lectura son conocidos como ambigramas, todo un mundo al que hay dedicados enteros libros, pero son textos los  que lo mas usual es que el cambio de significado se desvele con un giro de 180º.




Una versión fotográfica del juego fue utilizada a finales del siglo XIX con fines publicitarios  por el estudio Brown, Barns & Bell de Edimburgo. Una rotación de 90º desvela lo que oculta el extraño retrato adjunto. 


No son frecuentes las fotos reversibles, aunque hay algunas pareidolias, que luego veremos, que funcionan así. Un ejemplo un tanto tramposo, porque prácticamente se limita a unos ojos, es el de la foto que fue utilizada como portada en mayo de 1996 por la revista satírica Private Eye.


Por si no hubieran podido apreciar bien la transformación propuesta por los fotógrafos escoceses incluimos una ayuda.

Algunas de las mejores transformaciones de un animal en otro son las ideadas por Peter Newell (1862-1924). Este ilustrador publicó en 1893 el libro 'Topsys and Turvys' que al año siguiente tuvo un segunda parte. Veamos algunas láminas del mismo, incluida una con participación humana.







En la campaña realizada en 2013 por la agencia Leo Burnett de Francia para la marca Jeep el elefante fue emparejado con un cisne, seguramente para marcar distancias con la que sin duda fue la fuente de inspiración de una creatividad que fue premiada con un León de Oro del Festival de Cannes de 2014. Las otras dos piezas de la serie publicitaria transformaban una cierva en un león marino y una jirafa en un pingüino para ilustrar el eslogan "Ve cualquier cosa que quieras ver".



Un moderno creador de este tipo de composiciones es Valentin Dubinin de quien nos traemos unos ejemplos ajustados a la temática de hoy que complementamos con un enlace a la colección que alberga su página web.



Otra ilustración bastante popular, cuyo autor desconocemos, es la que ardilla - león que acompañamos con otra transformación de una jirafa, en este caso en un pájaro. Completa la serie un malencarado mago trasmutado en el conejo que saca de su chistera y otro humano que se convierte en gato .





Una muy oportuna aplicación comercial del juego es la que ya veíamos en el apunte 'Upside downs y marcas' en el queso francés "Pont l´Éveque". En el mismo la productora de la materia prima se convierte en el humano transformador del producto etiquetado.


Los lectores veteranos quizá recuerden que la imagen anterior ya se incluye en el apunte del año 2013 'Upside-downs y marcas'. En el mismo también puede verse alguna otra transformación con la misma peculiaridad de no haber sido buscada por el dibujante. Como es el caso de la conversión del símbolo del equipo de la NBA Chicago Bulls en un lector robot o la de la víbora del emblema de los automóviles deportivos de la marca Viper en un trasunto del pato Lucas. Vamos a recordarlas.




Ya para finalizar, y sin mas comentario, añadimos una serie final de mutaciones de humanos en animales tomada de una colección de cajas de cerillas del siglo XIX.

                 







No hay comentarios:

Publicar un comentario