lunes, 25 de abril de 2016

CLIPDA (C): La Venus del espejo (I)


Era nuestro inicial propósito de hoy retomar la Odalsica que dejamos aparcada junto a Mme. Recamier en la XCV entrega de esta serie, pero tratándose de una entrada tan señalada como la centésima (aunque en realidad sea la centésimoprimera porque esta colección tiene en la madre de Whistler su episodio 0), y quizá influenciados por la mala conciencia de no haber dedicado la semana pasada algún apunte a Cervantes, hemos decidido hacer patria, aunque sea expatriada, con un cuadro español residente en Londres. Un concepto, por otra parte, muy de moda en esta España que vuelve a emigrar con intensidad.




Y es que, además, pocos desnudos hay tan elegantes como el concebido por eal genio de Velázquez que fue capaz de marcarse su espléndida "Venus del espejo" en el tramo final de la España de la Contrarreforma. Hoy es casi imposible valorar lo que es eso.

Comenzando con nuestra conocida especialidad en las portadas con recreaciones artísticas tenemos que reconocer que no conocemos muchas inspiradas en este lienzo. Y lo cierto es que a principios del siglo pasado ocupó unas cuantas, pero no recreado ni parodiado, sino mostrando los daños que causados en marzo de 1914 por la sufragista Mary Richardson cuando lo rasgó siete veces con un cuchillo en protesta por la detención de una compañera de activismo Emily Pankhurst. En una entrevista de 1952 aclaró un poco el motivo de la elección de ese objetivo al declarar que «no le gustaba la manera en que los visitantes masculinos la miraban boquiabiertos todo el día». Pues vaya.



Recordemos que en la National Gallery de Londres donde se exhibe es conocida como The Rokeby Venus por el nombre del palacete donde fue colgada por su primer propietario inglés que la adquirió en 1816 tras ser robada de Madrid por el ejército británico durante la Guerra de Independencia.

Su paso al patrimonio público se produjo en 1906 como resultado de la primera gran adquisición realizada por el entonces recién creado Fondo de las Colecciones de Arte Nacionales. Adjuntamos una imagen de como celebró la revista Punch aquella compra realizada conjuntamente con la de un cuadro de John Singer Sargent.




Otra viñeta publicada poco después del atentado en la misma revista está realizada en clave política. En ella se hace referencia al conflicto de Irlanda por medio de una imagen en la que la mascota de la revista trata de disuadir al líder conservador Bonar Law de su intención de atacar el cuadro convertido en metáfora de la cuestión irlandesa.

El uso de obras de arte en viñetas políticas tiene una gran tradición en el humorismo británico. La realizada por Dave Brown tomando como inspiración este cuadro que fue publicada en 2006 en el periódico The Independent fue proclamada "Political Cartoon" de aquel año. La pieza titulada "Venus sustituta" muestra a David Cameron convertido en una Venus que ve reflejado en el espejo a su contrincante Tony Blair.



Lo cierto es que el mismo ilustrador ya había aplicado la idea en 2004 George Bush convertido en una Venus que en aquella ocasión veía reflejado a Sadam Hussein en el espejo sujeto por Tony Blair. No quedó papel para el tercer miembro del trío de las Azores.


Mas recientemente, una parodia de la obsesión por los selfies fue utilizada como ilustración de la portada del número del 4 de octubre de 2014 del semanario The Spectator. En la misma el espejo fue duplicado en un tablet y un teléfono con el que cupido parece que se dispone a practicar el llamado sexting. Ya ven que nos ha costado encontrar una portada moderna.


En el caso de Penthouse Forum de noviembre de 1973, la inspiración ya es puramente escénica porque la recreación de la imagen se hace desde un encuadre completamente diferente. Pero dentro del mundo del erotismo el recurso mas relevante a este cliché seguramente ha sido el del fotógrafo Helmut Newton. A continuación puede verse la portada de noviembre de 1980 de la revista Photo con una imagen de una sesión fotográfica realizada en un 1976 en una habitación del Hotel Concorde Lafayette




Las versiones mas erotizantes del cliché de hoy quedan ya para otro día.




No hay comentarios:

Publicar un comentario