sábado, 16 de abril de 2016

Segunda y última ración de fish & chics


Terminábamos el apunte precedente con chicas montadas sobre enormes habitantes de la mar y comenzamos hoy recordando una de las portadas mas populares de 2015 en la que un tiburón amagaba con dejarnos sin Rihanna.
Una réplica de una famosa foto de Steven Spielberg que ya habíamos publicado (enlace) en una entregas de nuestro repaso de las mejores cubiertas del pasado año.
Junto al Harper' s Bazaar protagonizado por la cantante de Barbados hemos colocado una portada de 2015 de la revista UP de la aerolínea portuguesa TAP en la que se jugaba con otro veterano cliché, la mujer convertida en cebo que ya pudo verse en la obra del pionero de la fotografía submarina Bruce Mozert.



Unas veces es el pez el que va a por la chica y otras se recurre al mas habitual proceso contrario, aunque hacerlo de una manera ortodoxa parece que tiene insuficiente gancho para merecer honores de portada. Así podemos comprobarlo en una tapa de Lüzers Archive de 2012 que muestra un anuncio de la organización Weight Watchers fotografiado por John Rankin (enlace al resto de piezas) así como en otra imagen de inspiración muy similar que pudo verse en el número de agosto de 2014 de la revista "n "publicada por la aerolínea Norwegian.




Y es que a los resbaladizos peces mas vale echarles el diente rápido no vayan a revolverse como el de la cubierta del gratuito francés Stylist fotografiada por Lieven Dirckx

Aunque sea en una desproporcionada minoría ellas también se han asomado a las revistas de pesca mostrando con orgullo sus capturas, aunque casi siempre ataviadas con un, al parecer, indispensable biquini. 

Sin embargo cuando el National Lampoon decidió hacer en 1981 una parodia de la especialista en cotilleo People, nos presentó a una pescadora Brooke Shields elegantemente ataviada para presentarnos su captura, una pose que también le ha servido a la colombiana Don Juan para el número de marzo de 2012 protagonizado por Catalina Otálvaro.





Una vez metidos en sátiras, mas desconcertante se nos hace la combinación chica-pescado utilizada por la francesa Hara Kiri en agosto de 1967. Quizá la cosa esté relacionada con el hecho de que pecar y pescar son homófonos en francés como nos recuerda una portada de Fluide Glacial de marzo de 1991.


Vamos a saltar, ya para terminar, al gran cliché del fish & chics cual es la pescadora robinsoniana que se aprovisiona de sustento con un despelote claramente exigido por el guión. Todavía el año pasado la edición eslovena de Playboy llevó a su portada a un esplendorosa Martina Zemanová que estuvimos a punto de colocar en nuestra selección de portadas sexy de 2015, pero acabó por caerse de la misma por la similitud con otras creatividades precedentes, algunas tan veteranas como la mostrada por la revista sueca Se en 1976.


Pero quizá el reportaje de este estilo mas conocido se el protagonizado en 1976 por la actriz Sidney Rome que fue publicado en numerosas revistas. En España lo hizo la entonces superventas Interviú en el número fechado el 26 de mayo. La última imagen de la serie corresponde al reportaje publicado por el Playboy italiano que no pudo resistirse a realizar un juego de palabras con la famosa película y canción de 1955 al titularlo "Arrivederci Rome".



Al lado del copioso botín anterior resulta un tanto sosa la interpretación del cliché realizada en 2001 por la revista italiana Pesca in Mare. No estaba muy surtida la pescadería local. Por su parte, Interviú volvería sobre el cliché en su primer número de julio de 1987.



La adjunta portada de Noemi Lenoir en Madame Figaro ya la habíamos visto en el apunte El Club Honey Rider, mientras que la revista MAN tampoco se privó de llevar pescadoras a la suya. En agosto de 1990 fue Barbara Borghesi quien mostraba sus hermosas capturas y seis años después volvió el concepto en el número de agosto de 1996 del que, lamentablemente, solo tenemos una imagen de muy escas calidad .




Hasta la revista Elle publicó en octubre de 2010 su propia versión del cliché en la que la pescadora, que es Cristina Tosio, ni siquiera necesita despojarse de los pantalones. Es lo que tiene el glamour.

Como últimos ejemplos de la popularidad del concepto en el gremio fotográfico, cerramos el apunte con dos cubiertas que también lucen un solo pez y coinciden también en estar tomadas por la espalda. Son la de la revista Newlook de setiembre del 83 y la tapa del libro Exhibitions del fotógrafo Michel Moreau publicado ese mismo año.









P.S.- El cliché de la pescadora también tiene versión neoprenada que fue la que tuvo que usar la revista Mata Ratos en su número de febrero de 1976 cunado la censura todavía apenas había comenzado a abrir la mano.




No hay comentarios:

Publicar un comentario