martes, 19 de abril de 2016

El secreto de los nombres longevos


Vamos a tratar de reparar, aunque sea con imperdonable retraso, el olvido que hemos tenido al no felicitar a los responsables del interesante “Laboratorio del Lenguaje” del Diario Médico con motivo de su décimo aniversario celebrado el pasado 30 de marzo. Asumimos que teníamos ese blog un poco abandonado, de hecho hasta ahora no lo hemos citado ninguna vez en nuestras finisemanales recopilaciones lingüísticas, y no es aceptable excusa lo difícil que resulta sacar tiempo para seguir todas las bitácoras interesantes de las que tenemos noticia.

El apunte de esta semana de esa sección coordinada por Fernando A. Navarro y Jose Ramón Zárate se hace eco de un curioso estudio realizado por Lisa D. Cook de la Universidad Estatal de Michigan que ha sido publicado en la revista Explorations in Economic History. Tras analizar los certificados de defunción de tres millones de afroamericanos que han vivido entre 1802 y 1970, esta investigadora ha concluido que quienes llevaban lo que ella llama nombres históricamente distintivos, básicamente de origen bíblico, como Elías, Abraham, Isaac o Moisés, vivieron una media de un año mas que quienes recibieron otro tipo de nombres.

No empiecen con supersticiones. Como apunta la propia investigadora, la conclusión mas razonable es que el uso de tales nombres aumenta con el nivel cultural y es, por tanto, probable que los así llamados se hayan beneficiado de un nivel educativo superior y unos lazos familiares y sociales más fuertes, unos factores que influyen positivamente en la longevidad. No hay, pues, tal secreto.

Este es un interesante ejemplo de una correlación que puede ocultar a los analistas menos rigurosos la auténtica relación causa-efecto. Una habitual fuente de clamorosas falacias que merece volvamos sobre ella en alguna otra ocasión.



P.S.- Como esto ha sido cortito, háganse un favor y pásense por El País a leer la columna de Félix de Azúa titulada Inquisición que tampoco llega a las 300 palabras. Y dice mucho con ellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario