martes, 20 de junio de 2017

Parodias de la bandera europea


La vistosa metáfora del brexit pintada por Banksy hace ya algún tiempo en una medianera de Dover nos ha sugerido la idea de dedicar un apunte a repasar otros juegos simbólicos realizados con la bandera europea. Pero primero vamos a recordar que esa enseña fue diseñada en 1955 por Arsène Heitz, un pintor de Estrasburgo y adoptada ese mismo año por el Consejo de Europa. Sin embargo, hasta 1985 no se convirtió en símbolo oficial de la Comunidad Europea (recordemos que la UE se estableció en 1993) que entonces contaba con diez miembros. Un hecho que pone de manifiesto como el número de estrellas nunca pretendió ser representativo de la cifra de países, si bien a partir del ingreso de España y Portugal en 1986 se produjo esa circunstancial coincidencia que se prolongó hasta que en 1995 se produjo el ingreso de otros tres más.

Heitz explicó en su día que se inspiró en la conocida como 'medalla milagrosa' (médaille miraculeuse) que fue creada con motivo de unas apariciones marianas ocurridas en París en 1830. En aquel entonces, la novicia del convento de las Hermanas de la Caridad de San Vicente de Paul llamada Catherine Labouré contó a su confesor haber visto a la Virgen María presentarse tocada con un corona de estrellas. Y según su relato fue la propia Virgen quien le pidió expresamente la acuñación de esa medalla en una segunda aparición ocurrida el 27 noviembre. El número de estrellas representa tanto el número de tribus de Israel como de apóstoles, con lo que es un simbolismo que se sitúa a María en el corazón del pueblo de Israel y de la Iglesia.

Esas medallas alcanzaron gran popularidad durante la epidemia de cólera de 1832 en la que fue asociada con algunas 'curaciones inexplicables'. 

Cabe señalar que el simbolismo de las estrellas tiene un larga tradición en la iconografía cristiana. Un ejemplo bien antiguo es la adjunta Virgen con el niño de Paolo Veneziano fechada entre 1335 y 1340, pero lo mas habitual es el uso como corona tal y como puede verse en la adjunta Madonna de Ingres.



Uno de los primeros usuarios institucionales del simbolismo de las estrellas fue Eurovisión, la red de distribución de televisión fundada en 1954 en Ginebra por la Unión Europea de Radiodifusión (UER) que había sido creada en 1950. El uso de ese identificador que sirvió de cabecera a todas las conexiones de Eurovisión hasta 1993 está inevitablemente asociado a la sintonía musical en que se interpreta el "Te Deum" de Marc-Antoine Charpentier

Las estrellas de la bandera europea han sido un fértil territorio para todo tipo de juegos humorísticos que han tenido una particular eclosión con motivo del proceso vivido en Gran Bretaña hasta adoptar la decisión de abandonar al UE, el famoso brexit. Así es como Nigel Farage del UKIP aparece asociado en una viñeta de Brian Adcock con una bandera convertida en símbolo de la emigración, mientras que los motivos del rechazo de Boris Johnson, tanto en una de Peter Brookes como en otra de David Rowe, son mas genéricos y primarios. Lo cierto es que el asunto del brexit realmente se convirtió en las pieles de plátano en las que Dave Brown hizo resbalar a David Cameron en su metáfora gráfica.

 
 

Mas allá de como de duro sea ese proceso de salida, parece que ni siquiera la nueva bandera ideada por Chapatte habría sido bastante para los británicos. Y ello por mas que, efectivamente, la UE no solo sufre las tentaciones aislacionistas que ponía de manifiesto Morten Morland, sino que vive sumida en periódicas crisis sobre su rumbo que reflejaba la revista 'Letras libres' en su portada de noviembre de 2015. Una cuestión que, por ejemplo, provoca los recelos de Polonia sobre la actitud del oso ruso como reflejaba el dibujante Paweł Kuczyński.


 

El cierre de fronteras y la problemática de la inmigración ha inspirado numerosas parodias de la bandera europea como vemos en otra viñeta de Chappatte o en la del caricaturista búlgaro Jovcho Savov.

Estrellas en disputa, semiahogadas por la austeridad, bueno, en muy diferentes grados, otras que tratan de avanzar a ciegas, ..., está claro que se han visto metáforas para todos los gustos.



En el bloque final podemos ver, en primer lugar, una estrella infiltrada con la que Dave Brown representó las escuchas del espionaje norteamericano a los dirigentes europeos. Debajo, ese Sarkozy convertido en herramienta por el mismo humorista en 2009 requiere una explicación. Y es que en inglés se utiliza la expresión poner una llave de tuercas en la maquinaria (throw or put a spanner in the works) para expresar que se pretende impedir que algo funcione. En aquella ocasión era la proteccionista posición francesa la que impedía el funcionamiento del mecanismo negociador en una cumbre europea.



No cabe duda de que ha dado juego esta estrellada bandera. Reservamos espacio para futuros añadidos.







Adenda 10/2017: Dave Brown sucumbió en su viñeta del 20 de octubre de 2017 a la tentación de replicar la metáfora de la llave de tuercas en la maquinaria- Esta vez con Theresa May y el negociador británico del brexit David Davis como protagonistas.





No hay comentarios:

Publicar un comentario